Cita Directa

La niñez se hizo escuchar

DSC00780

Un niño con un instrumento musical en cada espacio del escenario de la Sala de las Américas.


En la Sala de las Américas de la Ciudad Universitaria -Córdoba-, tuvo lugar el V Encuentro Interprovincial de Orquestas y Ensambles Infantojuveniles, Unidos por la Música. Participaron cerca de 400 niñas y niños, que tocaron los instrumentos usuales en una orquesta o una banda sinfónica, además participó un conjunto de instrumentos de viento y percusión andinos y un coro.

El encuentro fue organizado por la Secretaría de Extensión Universitaria, junto a la Municipalidad de Río Ceballos y el Museo Nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia, Casa del Virrey Liniers. El festival comenzó con la actuación de todos los grupos en el escenario, luego fueron presentándose individualmente, para cerrar nuevamente en conjunto. La organización fue eficiente y no dejó baches, tampoco ocasionó inconvenientes para el desarrollo del programa. La narradora oral Soledad Rebelles tuvo un papel protagónico, ya que entre acto y acto animó a la platea, colmada de familiares de los niños músicos, con relatos breves que daban lugar a la música.

Antes de dar inicio a la función, el secretario de Cultura de Extensión Universitaria, Franco Morán, anheló que este tipo de encuentros se conviertan en una política pública sostenida. “La cultura es un derecho que hace al desarrollo integral del ser humano”, subrayó Morán.

Los conjuntos que participaron en esta quinta edición de Unidos por Música, son los siguientes : Método Suzuki, Universidad Nacional de Córdoba; Orquesta Comunitaria Enrique Angelelli, La Rioja; Orquesta Escuela de Instrumentos Regionales, Jujuy; Orquesta Social Infantojuvenil, Rio Ceballos; Coro Padre Gastón Vergonjeanne, Villa Allende; Orquesta Escuela Mediterránea, Córdoba; Orquesta del MusiCAJ, Salsipuedes; Banda Infanto Juvenil Santa Cecilia, Deán Funes; Orquesta Serrana Hilvanando Generaciones, Calamuchita; y el Taller Musical del Centro Educativo MATER.

Una excelente idea de la organización fue la de obsequiar un árbol autóctono a cada agrupación, en señal de un futuro vital que, alimentado con ganas y trabajo, seguramente dará sus frutos.


DSC00877      DSC00833

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.