VOLVIÓ UNA TARDE Y CONMOVIÓ

 

SinfónicaUNC2016-14

La apertura de la temporada de conciertos de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Córdoba no pudo ser mejor: La Sala de las Américas estuvo prácticamente colmada en su capacidad para mil espectadores; la comunidad educativa de la universidad acompañó a su orquesta; un programa atractivo, cuya obra para solista es de las más célebres, el Concierto para violín y orquesta N. 1, de Max Bruch, que tuvo en la joven violinista Melisa Corso a una refinada intérprete con equilibro entre técnica y emoción. Y el horario -a las 18-, que para algunas miradas parecía conspirar contra la convocatoria, finalmente resultó un acierto.

SinfónicaUNC2016-3

Entre bambalinas, pudo verse de qué manera los músicos y el director, Daniel Mazza, intercambiaron señales de aprobación y, más aún, gestos de satisfacción que brotan naturalmente de la cooperación eficaz en un equipo que tiene un horizonte claro y común. El episodio número uno de la orquesta en esta temporada  fue coronado con el bis de la marcha de Los toreros, de la suite N.1 de Carmen, de Bizet. La pieza completa había cerrado el programa, pero el intenso aplauso del público invitó a la orquesta a no abandonar el escenario.

Entonces, el maestro Daniel Mazza regresó al podio, volvió a poner en funcionamiento la agrupación. Apenas un instante después de las primeras notas de la palpitante marcha dejó el proscenio y sorpresivamente se retiró tras bambalinas, mientras la orquesta siguió tocando sola hasta completas la última parte de la suite de Bizet. Señal de que este equipo se entiende muy bien (“funciona sola”, aventuró un habitual a los conciertos).

SinfónicaUNC2016-2

Seguramente, en los próximos días se darán a conocer las siguientes actuaciones de la orquesta, oportunidad que habrá que agendar para disfrutar de la música sinfónica hecha con calidad, compromiso y una sonrisa.

Fotografía S.Ch.


1 Comentario

  1. Luis Manuel Seiffe
    2 junio, 2016 at 8:35 pm — Responder

    Bravo Moma!!! (Mo Mazza), es tu especialidad producir esos climas en los que la música parece mostrarse por sí sola, sin fuegos de artificio. Creo que todavía se recuerda en Tucumán, yo lo recuerdo, aquella obra de Duruflex. A los cordobeses les encantará!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.