DestacadoNoticia

Corrado Mirandola: Memorias de un forjador

corrado-mirandola-01

Tenía 25 años de edad cuando fijó residencia en Córdoba con una misión: crear el Coro Lírico del Teatro Rivera Indarte

Corrado Mirandola tiene 93 años y una memoria precisa; y preciosa. Vive en Italia, lugar donde nació. El maestro tuvo un papel fundamental en la crónica de la música coral de Córdoba, ya que sentó las bases del Coro Polifónico de la Provincia.

En la mitad del siglo XX, el maestro Leonello Forzantti dirige la Orquesta Sinfónica de Córdoba. Con el apoyo de las autoridades del Ministerio de Cultura y Educación, Forzantti decide dar un paso adelante en la formación de un nuevo cuerpo artístico dentro del Teatro Rivera Indarte, el teatro lírico fundado en 1891, que ya tiene una orquesta pero carece de un coro. El director musical confiará la formación de un Coro Lírico a un joven director, connacional suyo, llamado Corrado Mirandola.

Mirandola tiene 25 años de edad. Nació en Verona. Estudió en el Conservatorio Verdi, Milan. Está formado en dirección de orquesta, dirección de coro lírico, pianoforte, y composición. Forzantti queda asombrado por los conocimientos y vocación del joven músico, y el 1 de mayo de 1950 comienza a escribir la historia del Coro Polifónico de la Provincia, al firmar un contrato como segundo director de la orquesta sinfónica oficial.

Por iniciativa de la directora del coro, maestra Lucia Vallesi, y asistidos por Roberto Mirandola, hijo del maestro fundador, Clásica Córdoba accedió al valioso testimonio del hombre que condujo los primeros pasos del coro polifónico con asiento, aún hoy, en la sala que lo vio nacer.

Un ambiente favorable para soñar

El ambiente musical en aquella Córdoba de mediados del Siglo XX era “tranquilo y sereno, apropiado para dedicarse con orgullo al nuevo proyecto artístico”, evoca el maestro, aunque la formación para la voz “no era muy favorable”, según su opinión.

Mirandola nace el 19 de febrero de 1924, en la provincia de Verona. A la edad de ocho años, yo tocaba el armonio en la misa de la iglesia de mi pueblo, sin que nadie me haya enseñado a tocar el instrumento. Estudia pianoforte y dirige los coros del colegio y de la iglesia, mientras toma clases de armonía. Poco tiempo después de terminada la Segunda Guerra Mundial, obtiene los títulos de director orquesta y director de coro en el Conservatorio Nacional de Milan. 

“En el ambiente del teatro había mucha buena voluntad, Córdoba era un buen terreno para el sueño que había hecho propio de fundar el coro”, cuenta Mirandola al recordar aquel año de 1950. Al concluir la labor que inaugura el nuevo cuerpo artístico, regresa a Italia, donde tiene las puertas abiertas del Teatro La Fenice. La bella sala veneciana, inaugurada en 1762, le ofrece un contrato en 1961.

La ciudad de Córdoba es el escenario en el que Corrado Mirandola comienza a transitar su carrera profesional: “Cuando el maestro Leonello Forzantti me presentó ante la orquesta, me dijo “bueno, ahora usted dirige la segunda parte del programa”; era la Quinta Sinfonía, de Beethoven; al terminar, los músicos me aplaudieron mucho. Luego firmé un contrato como segundo director de la Orquesta Sinfónica de Córdoba. Además, Forzantti me dijo que debía formar el coro del teatro y así completar el plantel artístico, como todos los teatros del mundo”, recuerda el maestro.

El debut

“Los primeros días julio de 1950, los diarios anuncian la inscripción para el Coro Lírico, la nueva formación cuyo ensayos se llevarían a cabo de lunes a sábados; además, una joven pianista es nombrada para los ensayos”, recuerda el maestro.

“El coro comienza a funcionar con unas 80 voces, los ensayos están destinados a educar el respiro, la emisión de la voz, y la unión de los distintos grupos. Luego, se da inicio a la lectura del Réquiem, de Verdi, una empresa memorable, realizada junto a la orquesta sinfónica con la dirección del maestro Forzantti”, detalla.

El debut del Coro Lírico del Teatro Rivera Indarte esta programado para el día miércoles 17 de agosto de 1950, año del centenario del fallecimiento del general José de San Martín, el Libertador de América. A raíz de un problema de salud del maestro Forzantti, la solemne obra de Verdi se ejecutó unos días despuésel domingo siguiente, a las 18, y con entrada libre.

“En lo que respecta al coro -dice una crónica del diario Los Principios-, es otra iniciativa interesante del maestro Forzantti, que ha logrado formar un numeroso coro mixto anexado a la Sinfónica para la ejecución de obras que requieren su concurso”. Más adelante, la misma nota dice: “Este comienzo nos encamina a la posibilidad del goce de composiciones cumbre, como esta de Verdi, que representa el acontecimiento musical más extraordinario de la orquesta oficial”. 

corrado-mirandola-02

El legado

Corrado Mirandola dirige el coro hasta fines de diciembre de 1959. Durante su período como director, la agrupación estaba a disposición de la orquesta para actuaciones en obras de repertorio sinfónico coral y lírico. Paralelamente, da clases de canto y crea el Coro Lírico Experimental.

Entre los recuerdos más cálidos que el maestro Corrado Mirándola conserva de su paso por Córdoba, están los ciclos de conciertos que dirigió en el Teatro Griego con su compañía Lírico Experimental. En cierta forma, Mirandola fue uno de los promotores de la vida cultural de ese recinto para conciertos ubicado en el Parque Sarmiento.

En 1998, Corrado Mirandola regresó a Córdoba junto a su esposa; el afecto y admiración seguían intactos, como en un primer momento. “Pienso que he dejado en Córdoba un legado que no se extinguirá fácilmente: Corrado Mirandola”, concluye con simpatía. 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.