Noticia

Unidos por la Música

unidos-por-la-musica-04

Los niños músicos aplauden a sus colegas desde la platea / Fotos Sergio Chalub

En la Sala de las Américas de la Ciudad Universitaria, tuvo lugar una de las tres estaciones del Encuentro Interprovincial de Orquestas y Ensambles Infanto Juveniles, Unidos por la Música. Participaron la Orquesta Escuela Mediterránea -Córdoba y Unquillo-; la Orquesta Serrana Hilvanando Generaciones; la Orquesta Las Cuerdas de La Tela; la Banda Infantil Juvenil Santa Cecilia -Dean Funes-; y la Orquesta Comunitaria Enrique Angelelli -La Rioja-. Los otros dos escenarios son Villa Allende y Alta Gracia.

Por sexta vez, el encuentro reunió a niños, niñas y jóvenes, agrupados por orquesta en la espaciosa sala universitaria. Las  agrupaciones musicales subieron al escenario por turno y terminaron la función todas juntas, con una demostración de dirección por señas. El vientista Mauro Ciavattini tuvo un papel destacado como docente en la técnica de dirección por lenguaje de señas; el reconocido instrumentista viajó a diferentes lugares para enseñar en el terreno de cada orquesta.

Las agrupaciones tocaron piezas de un amplio repertorio, con acento en la música folklórica y la música de películas. En cuanto a las obras, cabe señalar que prácticamente todas las agrupaciones pudieron tocar sus propias creaciones.

unidos-por-la-musica-01

La Banda Santa Cecilia viene desde Dean Funes

Organizado por la Secretaría de Extensión Universitaria, Universidad Nacional de Córdoba, el sexto encuentro Unidos por la Música comenzó con una actuación de la Orquesta Escuela Mediterránea. Esta orquesta tiene el apoyo de la Fundación Pro Arte Córdoba y le empresa Kolektor, trabaja junto a escuelas públicas provinciales, en tres núcleos que  congregan a unos 200 niños, de 9 a 12 años de edad. Más de 15 profesores trabajan en los tres núcleos de la orquesta, que abrió el encuentro con fragmento de Beethoven y Tchaicovski, entre otros.

A medida que los integrantes de la Mediterránea bajaron las escalinatas del escenario, los miembros de la Orquesta Serrana Hilvanando Generaciones subían a escena. Esta agrupación reúne  niños de distintos parajes del valle de Paravachasca, Córdoba, con el propósito de recuperar el patrimonio intangible de la región en clave de música folklórica.

Más adelante, la Orquesta Las Cuerdas de La Tela hizo su debut en el festival. La orquesta nace en un barrio de condición muy humilde, villa La Tela. La Asociación Civil Benjaminos crea la orquesta a partir de una forma de sondeo entre los niños acerca de qué actividades quisieran hacer en su tiempo libre. De esa manera surgió la música.

Pese a tanta adversidad prolongada, gracias al trabajo de la Asociación Benjaminos muchos chicos están en la escuela, algunos estudian en la Universidad Provincial de Córdoba, y la orquesta logró comprometer a los padres en el desarrollo de los menores. Hace poco, los s participaron de un taller de lutheria. En ese ámbito, construyeron dos mandolinas, luego escribieron una pequeña obra para esos instrumentos, que tocan Gastón y Jesús.

Luego, la Banda Infanto Juvenil Santa Cecilia, con sede en Dean Funes, tocó una marcha de su propia creación, dedicada a la patrona de la Música. La banda sonó articulada y potente. La banda de Dean Funes forma en sus alumnos “personas autónomas y reflexivas, capaces de emprender proyectos que beneficien a su comunidad”. La banda de Santa Cecilia fue fundada en 2000.

Con rifas y conciertos a la gorra en diferentes plazas, la Orquesta Comunitaria Enrique Angelelli de la provincia de La Rioja pudo juntar el dinero para participar por tercer año en el encuentro Unidos por la Música. La orquesta comenzó su actividad en la casa de unos vecinos y en una biblioteca popular. La instrumentación de este conjunto, que suena consolidado y en franco desarrollo, incluye algunas variedades de vientos andinos, guitarras clásicas y la percusión de instrumentos folklóricos.

La agrupación valoró fuertemente la posibilidad que Unidos por la Música les da a sus chicos de “participar, conocer y aprender de personas que se llevan en el corazón”. Uno de los coordinadores de la agrupación contó la historia del integran Javier Di Cesare, “un muchacho que las pasó todas y se propuso superarse y no caer”. Luego, como el regalo más esperado, el joven pudo dirigir un tramo de la presentación de la orquesta en la que encontró el calor y el cariño que alimenta sus días.

Felipe Fidel Amante, un veterano vientista norteño que viajó con la delegación riojana, tocó junto a los más chicos, lo que dejó en claro el sentido integrador del encuentro.

Para terminar esta nueva edición del encuentro, todas las agrupaciones subieron al escenario de la Sala de las Américas y mostraron el resultado del taller de improvisación y dirección por señas, en el que el música Mauro Ciavattini tuvo una importante labor docente. En este marco, niños de las distintas orquestas pudieron, por un momento, hacer que la música brote de sus gestos.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.