Cita Directa

Música argentina en Serbia

El solista de piano lleva obras de Rodolfo Arizaga, Alberto Ginastera, Carlos Guastavino, y Juan José Castro / Foto Sergio Chalub.

Gustavo Zaka puede dar fe de la creencia en que la nota musical conecta a los seres humanos en cualquier parte del mundo. Este jueves 16, el pianista cordobés vuelve a tocar música para piano de compositores argentinos y latinoamericanos en un festival que tiene lugar en la milenaria Serbia, en el sureste de Europa.

Zaka cree que la música es la única lengua capaz de ser interpretada en diferentes culturas. Siente una fascinación particular por la obra de Franz Liszt y confiesa que no podría concebir la vida sin Beethoven. Ejerce la docencia de piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional Córdoba, y en el Conservatorio Superior Félix T. Garzón.

Nuevamente fue invitado al Festival de Piano en Sremska Mitrovica, una antigua ciudad fundada bajo el Imperio Romano. Días antes de viajar mantuvo una charla con Clásica Córdoba a propósito de este encuentro y acerca de su actividad pública para esta temporada en Córdoba.

¿Cómo nace su participación en este festival?

El año pasado tuve ocasión de participar en un festival en la ciudad de Vranje, invitado por el organizador, Zoran Imsirovic, a quien conocí a través de una red social. Yo estaba re-estudiando un par de obras de Franz Liszt y había escuchado trabajos suyos en Youtube, y le escribí comentarios elogiosos acerca de sus interpretaciones, particularmente de Liszt. Así empezó la charla. Este año viajo nuevamente allí invitado por otra profesora que organiza otro festival en la ciudad de Sremska Mitrovica; una antigua colonia romana (llamada Sirmium), a 45 minutos de la capital, Belgrado. En Serbia están proliferando festivales de música y fundamentalmente concursos que estimulan y promocionan a la infancia y juventud.

“En Serbia están proliferando festivales de música y fundamentalmente concursos que estimulan y promocionan a la infancia y juventud”, cuenta el pianista.

En 2006, Gustavo Zaka participó en la Maratón Scarlatti, en Posadas, Misiones, que consiste en tocar la mayor cantidad de obras del compositor durante 24 horas. El festival estuvo enlazado con otros festivales que se realizaron el mismo día, 1 de Diciembre, en distintas ciudades (Lisboa, Nápoles, Londres y Nueva York). También participó en festivales en Brasil -Curitiba-, y en el Encuentro de Jóvenes Músicos, en Mendoza.

¿Cómo afronta el intercambio con una cultura diferente?

Siempre he deseado tener la posibilidad de conocer culturas diferentes, y poder comunicarme con ellas a través de la música. Yo voy dispuesto a percibir la mayor energía posible, que allí no es poca, y a transmitir de igual manera todo nuestro bagaje cultural y musical. Vuelvo allí este año porque las versiones que ofrecí en 2016 de compositores argentinos y latinoamericanos, como Guastavino, Villa-Lobos, Ernesto Lecuona, despertaron mucho interés y, dicho aquello con la mayor humildad, esas versiones gustaron mucho.

En orden a su actuación en conciertos en Córdoba ¿Qué planes hay para este año?

Estoy esperando una confirmación para tocar la Rhapsody in Blue, de Gershwin, junto a la Orquesta Académica del Teatro del Libertador. Junto a algunos colegas estamos terminando de armar el “staff” para reponer Carnaval des Animaux, de Camille Saint-Saëns, que ya hemos tocado en el marco de un ciclo de conciertos en el Conservatorio Félix T. Garzón, y participar en el Seminario sobre Béla Bartók, que se dictará en la Facultad de Artes, interpretando la sonata para piano de este compositor húngaro. Me gustaría ofrecer el recital de compositores argentinos que interpretaré en Serbia, el cual incluye composiciones de Rodolfo Arizaga, Alberto Ginastera, Carlos Guastavino, y Juan José Castro.

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.