DestacadoNoticia

César Ferreyra, dedicación y entrega a la música coral

El 1 de mayo de 1956, debutó una de sus máximas creaciones: el Coro de Cámara de Córdoba. Su labor artística y docente es valorada en Argentina y en otros países como ejemplo de dedicación y entrega / Foto Archivo Teatro del Libertador San Martín.

“Formó gran cantidad de discípulos y gravitó para que en Córdoba haya un movimiento coral trascendente”, dice una reseña acerca de su persona que se conserva en el Archivo Técnico del Teatro del Libertador San Martín. El maestro César Ferreyra nació en 1926 en el pueblo rural de Santiago Temple, situado a 80 kilómetros de la ciudad de Córdoba, y falleció el 18 de junio de 2001 en Cosquín.

Su acción resulta fue tan vigorosa que posicionó a Córdoba como una caja de resonancia de la mejor música para coros del país.

César Ferreyra sentó las bases de su carrera en un período que va de 1949 a 1971. En ese período, creó las siguientes agrupaciones: el Coro Juventus; el Coro de la Alianza Francesa; el Coro Córdoba de Voces Viriles; el Coro Popular de Almafuerte; el Coro de la Asociación Cultura Británica; el Coro de Cámara de Córdoba; Intercoral; y el Coro Municipal de Córdoba. También dirigió música orquestal. Dirigió como invitado la Orquesta Sinfónica de Córdoba -en seis ocasiones-, la Orquesta Sinfónica del Teatro SODRE -Montevideo-, la Orquesta de Instrumentos Barrocos del Instituto Goethe, y la Orquesta Collegium Musicum Bonn -Alemania-.

A partir de 1957, Ferreyra comienza a discurrir el terreno de la docencia, en el que formó cantantes y directores que lo recuerdan con un afecto y admiración unánimes. En ese orden, enseñó en todos los niveles, en Córdoba y en otras provincias del país. Fue becario de la Fundación Rockefeller, Estudió con Robert Shaw en Nueva York, y estudió Música Hispánica en Compostela.

A la izquierda, el maestro César Ferreyra / Foto Archivo TLSM

En todos los escenarios

El Coro de Cámara de Córdoba representó a la provincia en numerosas giras por el país y el exterior. Entre 1965 y 1968, el coro actuó en Chile y Paraguay, además hizo dos giras europeas que se extendieron por Suiza, Alemania, Inglaterra y España. En abril de 1970,  realizó una gira de conciertos por Chile, Perú, Colombia y México.

Para el año 1972, el Coro de Cámara había realizado más de 600 presentaciones en Córdoba, Buenos Aires, Rosario, La Rioja y en Paraná, entre otros lugares del país. Desde un principio, Ferreyra y sus cantantes promovieron la música vocal de cámara en la Universidad Nacional de Córdoba, en escuelas, museos, templos, y en reuniones culturales. 

Tan firme era la creencia de César Ferreyra y sus cantantes en el porvenir del coro, que a los pocos meses de comenzar su carrera artística, expresó: “Si bien el trabajo coral realizado no ofrece proyecciones críticas espectaculares, se tiende a realizar una Escuela Coral dotada de todos los elementos técnicos para la formación conjunta técnica e individual”.

La actividad coral en la provincia encuentra en los maestros Corrado Mirandola,  César Ferreyra, Mario Perini, Herbert Diehl, a quienes forjaron una disciplina artística que hoy es un orgullo de la cultura de Córdoba.

“Hoy veo que hice y hago lo aún lo posible: abrir las manos, entregar todo y sumergirme en la duda creativa”, concluía el maestro en su libro Cuentos corales, una joya bibliográfica que publicó Fundación Pro Arte Córdoba en 1993 / Foto Archivo TLSM  

A pedido del público

En Córdoba sobran antecedentes de proyectos culturales nacidos con pujanza, que al tiempo fueron objeto de abandono, un injusto destierro de la memoria colectiva, o sometidos a un letargo inmerecido. Advertidos tal vez de cierta ingratitud, un grupo de amigos del coro y personas interesadas en el desarrollo de la música de Córdoba elevó una carta al gobernador de la Provincia a raíz de una inquietud sobre la continuidad del conjunto coral luego del alejamiento, por un período de tiempo, de su creador.

La carta es de febrero de 1971 y en un fragmento dice: “Su director, César Ferreyra, ha formado, desde los orígenes, el delicado instrumento colectivo que responde a un talento indiscutible… A través de tantos años de trabajo serio y constante se ha formado en nuestra Córdoba un cuerpo artístico de gran mérito”.

Entre los cuerpos estables de la provincia, el Coro de Cámara de Córdoba fue pionero en dejar registros grabados de su producción. Esa tarea de edición discográfica en gran medida reposó sobre el impulso de su conductor, César Ferreyra.

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.