Noticia

Hermandad coral

 

Este jueves se presentará una formación coral infantil de larga trayectoria, Los Pequeños Cantores de San Luis. El coro llega a Córdoba motivado por una de sus señas de identidad, los viajes y las giras para actuar fuera de su país de origen, Francia. Petits Chanteurs de Saint-Louis, según el original en francés, fue fundado en París en el año 1953.

El coro Las Pequeñas Voces será el anfitrión. Esta agrupación fue fundada en 2012 y mantiene la firme la convicción de seguir creciendo, como hasta ahora, en base a una disciplina de trabajo, estudio de repertorio y una considerable cantidad de conciertos de manera continua.

El jueves 20, a las 20, el coro Petits Chanteurs de Saint-Louis canta en la Basílica Nuestra Señora de la Merced, 25 de mayo 83. Desde que los niños comienzan a prepararse dentro de esta agrupación aprenden a interpretar piezas del repertorio sagrado y también secular. Como muestra de ello, el coro interpretará obras de Vivaldi, Bach y Zipoli, Fauré y Vaughan Williams. La dirección está a cargo de Marina Lobaton, egresada del Conservatorio Nacional de Música de Lima, Perú. Acompañamiento en piano, Jae Youn Park Geiser.

A pocos días del esperado encuentro con los visitantes que vienen de París, Román Dagna sintetiza la gran expectativa en tres palabras “aprender, aprender y aprender”.

“El coro Las Pequeñas Voces nació en 2012, y está en constante construcción con una meta clara: formar niños músicos que abarquen un repertorio rico y diverso, en la música clásica y popular”, relata el director. “Estamos transitando el proceso de entender el gran universo de lo académico, por lo que tener delante nuestro a un coros tan importante es fascinante para nosotros”.

“No solamente por su forma de cantar, también por el sistema de trabajo. Uno debe entender que estos niños responden a una escuela de 64 años. Lo más precioso de esta experiencia, creo, es que mis niños de apenas seis años y medio pueden ver el proceso de una metodología muy específica sostenida en el tiempo”, agrega Román Dagna.

El coro de pequeños cantores parisinos fundado por un sacerdote, el padre Gachelin, entonces capellán del Lycée Janson de Sailly. Luego de 17 años de su creación, el coro logró cantar la Sinfonía coral No. 3 de Mahler, bajo la dirección del maestro Leonard Bernstein, y y la primera ópera dentro de su trayecto fue El niño del tambor , historia del soldado de Igor Stravinsky.

Desde noviembre del año pasado, Román Dagna y Las Pequeñas Voces reciben el consejo y algunas tareas adicionales tan enriquecedoras como esta de convertirse en anfitriones, de parte del maestro Santiago Ruiz, artífice y director del coro de la Cantoría de la Merced. “La hermosa Cantoría se ha transformado en “Padrinos Musicales” de las Pequeñas Voces, ya que caminamos en mismo sentido respecto a la educación musical infanto juvenil”, cuenta Dagna. Ya que la Cantoría de la Merced está en estos momento en España, donde participa en dos concursos de música coral, el rol de huéspedes del coro de niños de Francia recayó sobre Dagna y Las Pequeñas Voces.

El coro anfitrión no descansa solamente sobre Román Dagna, sus asistentes o en los propios cantores. Sería un acto de injusto desmerecimiento no subrayar el papel de los adultos, los padres de los niñas y las niños del coro La Pequeñas Voces, que los estimulan para continuar superándose dentro del proyecto educativo y artístico en un trabajo en equipo.

En los próximos días

Las próximas actuaciones de La Pequeñas Voces son las siguientes: El 17 de agosto en el ciclo Ensayos de entrecasa en el Auditorio de Casa Naranja con Tomás Arinci como director invitado; el 19 con elencos de los Niños Cantores en la Iglesia Cristo Rey; 22 en el auditorio Diego de Torres de la UCC; el 24, nuevamente en Casa Naranja; y el 25 ciclo con el Coro de Niños del Santo Tomás y Ensamble de cuerdas Guarnerius.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.