DestacadoNoticia

Los 85 años de la Orquesta Sinfónica de Córdoba

El 7 de agosto de 1932, hace 85 años, la Orquesta Sinfónica de Córdoba ofrece su primer concierto. “Grande y justificado interés hay en nuestros círculos artísticos y sociales por el primer concierto de nuestra Orquesta Sinfónica de Córdoba, el que se llevará a cabo a las 15.15 en la sala del Teatro Rivera Indarte”, anticipa el diario Córdoba en la víspera del debut.

“Organismo para el pueblo, su creación responde a la necesidad de extender y divulgar el conocimiento de la literatura musical, absolutamente desconocida para la masa de público de Córdoba”, sostiene el primer programa de concierto, firmado por la Comisión Provincial de Fomento y Supervisión de las Bellas Artes, organismo destinado para la creación de la orquesta. La formación de aquel entonces cifraba 64 miembros.

Las entradas anticipadas se venden a ritmo constante en el teatro, y la función tiene un fin benéfico. Los palcos cuestan 10 pesos, mientras que “plateas” -sin distinción de niveles- el valor de 1.50.

La orquesta tuvo un comienzo enrevesado en el umbral de sus días. Así lo recuerda una crónica del diario Los Principio, años más tarde: “Los primeros tiempos fueron realmente heroicos. El gobierno de la provincia de aquel entonces no podía ayudar materialmente a la nueva entidad sonora, de manera que la compensación a los músicos era harto magra y se le reclamaba no pocos sacrificios, eso es, ensayos y muchas horas de dedicación y estudio hurtadas a otra actividad que representaba el pan de todos los días”.

A principios de la década del ´30, la depresión económica y la pérdida de valor de la moneda afectan las finanzas provinciales. La orquesta, cuyo sustento sale del erario público, también sufre los avatares de una economía carente de recursos. En 1933, el Ejecutivo disminuye en un cinco por ciento las partidas presupuestarias y reduce los sueldos del personal Provincial, incluidos los salarios de los músicos de la orquesta. En ese contexto, se propaga un rumor que alarma a la esfera musical: la disolución de la orquesta sinfónica.

Muchos de los miembros de la orquesta vienen de la Banda de Música de la Provincia.“La Banda de la Provincia, que ha podido realizarse a un nivel superior musical bajo la batuta calificada de Eduardo Gasparrini, ha sido totalmente mutilada al extremo de quedar reducida a una murga aldeana que ya no puede, acaso de vergüenza, concurrir a ningún lado”, sostiene el diario La Voz del Interior, el 9 de agosto de 1932. Algunos años más tarde, cuando Amadeo Sabattini asume la gobernación de la Provincia el diario Los Principios advirte: “El gobernador necesita un piano en su despacho”.

El Teatro Rivera Indarte, inaugurado en 1891 como expresión de un tiempo que administró, a costa de empréstitos que extraviaron los destinos de la provincia, los ideales de educación y cultura de una generación, finalmente tiene su orquesta. El día del debut, el público cordobés cae bajo al “sortilegio de la buena música”.

El maestro Eduardo Gasparrini, primer director titular del organismo, “se reveló como un conductor de excepcionales aptitudes”. Gasparrini encabeza un período complejo para la orquesta, ya que bajo su tutela el organismo debe alcanzar una organización interna y sortear exitosamente los contratiempos de orden financiero. Sin embargo, como señalan las crónicas de la época, la orquesta nace en un ambiente favorable para su afianzamiento. En ese “anhelo colectivo” descansas su continuidad. Gasparrini, quien paralelamente conduce la Banda Sinfónica, dirige la orquesta por cinco años durante los cuales conduce 25 conciertos. Más adelante, será sucedido en el cargo por el maestro Teodoro Fuchs.

Un cronista del diario Córdoba relata que el inicio del concierto inaugural fue un tanto inseguro en algunas filas del flamante cuerpo estable, con algunos tropiezos, cuando corre la partitura de Preludio, coral y fuga, de Johann Sebastian Bach. Sin embargo, la orquesta despierta “aplausos ruidosos” luego de la Sinfonía N. 1, de Ludwing van Beethoven. Finalmente, la orquesta sinfónica ejecuta una “magistral faena” de Una noche en el Monte Calvo, de Modest Petrovich Mussorgsky, según la crónica.

Pasaron varios años hasta que la agrupación sube al escenario del teatro que diseña el célebre Francisco Tamburini para celebrar un aniversario. En agosto de 1950, la Orquesta Sinfónica festeja por primera vez su aniversario, el número 18, con una función abierta al público. Hasta ese año, los directores titulares que ha tenido el cuerpo estable son Eduardo Gasparrini, Teodoro Fuchs, Olegario Bistevins, Alfredo Schuima y Leonelo Forzanti. Maestros de fama mundial, como Manuel de Falla y Heitor Villa-Lobos, han dirigido el cuerpo estable. Claudio Arrau, Antonio de Raco y Emilio Alesio son solamente tres destacados solistas que la orquesta acompaña en ese tiempo.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.