CrónicasNoticia

Memorias del futuro

Con la actuación del Coro Juvenil Mixto del Instituto Domingo Zípoli y la Camerata de la Escuela de Música Sinichi Suzuki, el Goethe Institut Córdoba dio inicio al ciclo de conciertos con orquestas y coros infanto juveniles titulado Memorias del futuro. El ciclo forma parte de las celebraciones por el 50° Aniversario del centro de cultura alemana en Argentina.

El coro del Instituto Domingo Zípoli ofreció cuatro pasajes corales de diferente naturaleza. Comenzó con el Cantique de Jean Racine, obra que el gran compositor de la música coral francesa, Gabriel Faure, dedica a su coterráneo, el poeta Jean Racine. Luego dio paso a Little jazz mass, una misa en su estructura formal del compositor británico Bob Chilcott. Seguidamente, el repertorio giró hacia esta parte del mundo y puso el acento en las dos grandes manifestaciones de la música argentina. El coro juvenil cantó Canción de lejos, con texto de Armando Tejada Gómez y música de César Isella, con arreglo del maestro Hugo de la Vega, notable promotor de la música coral, Niño Cantor, que fue el único director homenajeado en el reciente Foro Coral Americano, realizado en ciudad de San Juan. Para cerrar, el coro juvenil interpretó un tango, El último café, de Catulo Castillo y Héctor Stamponi, con arreglo de Emilio Dublanc, referente del nacionalismo musical argentino. La dirección estuvo a cargo de Javier Cruz, con Silvia Tisera en piano.

El Instituto Domingo Zípoli nace por iniciativa de Dora Nidia Feit, educadora cordobesa, y Herbert Diehl, notable músico alemán y docente, quienes proponen al ejecutivo provincial la creación de una Escuela de Niños Cantores. En efecto, la aprobación de la iniciativa es del 6 de marzo de 1961 y las primeras clases tienen lugar en el entonces Teatro Rivera Indarte.

50 y 50
En el acto realizado en el auditorio del Centro Cultural Córdoba, en Poeta Lugones 401, estuvo presente la directora del Goethe Institut Córdoba, Almut Schmidt. Asistieron alumnos del Colegio Alemán y del Instituto de Educación Córdoba.

Luego del capítulo coral, la función de apertura del ciclo de orquestas y coros infanto juveniles siguió con una presentación de la Camerata de la Escuela de Música Sinichi Suzuki, agrupación que dirige Fernando Piñero.

Su actuación comenzó con las variaciones de la Sonata La folía (follía es locura en italiano) del influyente compositor y violinista, Arcangelo Corelli. Luego siguió una vibrante versión de La cambiada, una obra del compositor cordobés, residente en Francia, Gerardo Di Giusto; aquí la camerata pareció haber hecho pie en el escenario. Después el programa transitó por Vivaldi, con el Concierto en Fa Menor; Astor Piazzolla, Fuga y misterio; Fritz Seitz, Concierto 2, 3er. Movimiento; y Gerardo Matos Rodríguez, La cumparsita.

Fernando Piñero, director y violinista, acertó al decir que en cierta manera el Goethe Institut y la Escuela de Música Sinichi Suzuki celebran sus respectivos 50 años de presencia en la vida cultural de Argentina porque nacieron en “un mundo en el que todo parecía posible” allá por 1967.

La coordinación musical de Memorias del futuro está a cargo del maestro Hadrian Avila Arzuza, director titular de la Orquesta Sinfónica de Córdoba y docente en los tres núcleos que componen la Orquesta Escuela Mediterránea. El ciclo apoya a las llamadas orquestas sociales de la ciudad mediante una importante donación de instrumentos, gestionada junto a la Embajada de Alemania en Argentina.

Memorias del futuro reúne a la Orquesta Escuela Mediterránea, la Orquesta de Villa La Tela, la Orquesta El Chingolo, la Camerata de la Escuela Suzuki, el Coro Mixto de la Escuela de Niños Cantores Domingo Zípoli, Collegium y la Escuela Herbert Diehl.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.