CrónicasNoticia

Unidos por el piano

El domingo pasado, el Club del piano congregó a una importante cantidad de concurrentes en la capilla -hoy auditorio- del Paseo Cultural del Buen Pastor. La tarde del domingo y la propuesta musical, que en esta ocasión fue doblemente atractiva, congeniaron en el nuevo encuentro del ciclo, organizado por el Paseo del Buen Pastor junto al afinador de pianos Miguel Puch.

El escenario de los hechos está ubicado en la intersección de la cruz que forma el auditorio antes capilla, cuando servía para el culto de las Hermanas de la Caridad del Buen Pastor, bajo cuya administración estuvo el asilo y cárcel de mujeres que funcionó en esta manzana del barrio de Nueva Córdoba.

Tango nuevo
Yiranta Tango, agrupación que encabeza la pianista, arregladora y también compositora Daniela Mercado, dio inicio a la función. El prominente cuarteto abrevó en la tradición, en la ruptura y en compositores contemporáneos de la música ciudadana. Daniela Mercado y la violinista, Valeria Martin, interpretaron las voces principales del cuarteto junto a Zaida Echandi, en saxo, y Leonardo Pedrozo Avila, en contrabajo.

Un pasaje particularmente bello de su actuación fue un capricho de Daniela Mercado, que tomó Ensueño de Claude Debussy y Loca bohemia de Francisco de Caro.  El repertorio también incluyó dos obras de la pianista, Jorge y Mi casa es un sonajero. En consecuencia, la actuación del cuarteto puso de manifiesto para qué está Yiranta Tango, en el plano de la interpretación de repertorios tradicionales e innovadores y en su propia manera de concebir el tango instrumental de cámara.

Los Andes
Leopoldo Marti es guitarrista y compositor. Nació en Entre Ríos y vive desde un largo tiempo en la provincia de Mendoza. Compuso el Concierto andino para quena y orquesta de cuerdas para el flautista y maestro Lars Nilsson, nacido en Suecia. Hombre de voz serena, apacible, Nilsson estrenó la obra junto a la Orquesta Académica Juvenil del Teatro del Libertador San Martín en abril de 2016, con dirección de Finlay Ferguson. Antes de iniciar el concierto, el destacado intérprete de la flauta dedicó la actuación al maestro Ferguson, fallecido recientemente.

“Vivimos en un tiempo en el que se rompen las antiguas tradiciones de dividir todo en géneros -dijo Lars Nilsson en una charla tras la actuación-. Este es un concierto típico, tiene tres movimientos, uno rápido uno lento y otro rápido, pero con ritmos del Altiplano. Es una obra que conjuga la forma de la música académica con la sonoridad y el uso de instrumentos populares de tradición folklórica. Entonces, el resultado es una obra integradora”, opinó el intérprete.

La pianista Graciela Sánchez fue la encargada de adaptar el concierto para piano, con un resultado que resultó tan genial como la obra original escrita para acompañamiento de orquesta de cuerdas. Incluso fortaleció el diálogo entre el piano, la quena y sikur, instrumento este último que tuvo una fugaz pero implacable presencia.

Lars Nilsson integró el famoso grupo Markama, por lo que está muy familiarizado con los otros instrumentos del contiene musical andino desde hace tiempo. Entre los músicos que Nilsson consideró como influyentes está el quenista Juan Lázaro Mendolas, fundador de Markama.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.