Noticia

Pesar por la muerte del maestro Gustavo Plis Sterenberg

La comunidad artística de la provincia de San Juan se manifestó conmocionada en horas de la tarde noche de ayer miércoles al conocerse la muerte violenta del maestro Gustavo Plis Sterenberg. El director de orquesta se quitó la vida, afirmó el ministro de Gobierno de la Provincia de San Juan, Emilio Baistrocchi.

Hasta hace poco tiempo dirigió la Camerata de Santa Juan y la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Cuyo. Producto de una enfermedad, el maestro se encontraba alejado de la dirección musical.

El rector de la Universidad Nacional de Cuyo, Oscar Nasisi, lamentó la muerte del maestro Plis Sterenberg y afirmó que “tuvo un paso y una actuación preponderante” frente a la orquesta sinfónica de Cuyo.

Gustavo Plis Sterenberg era un director exigente, preparado para dar todo y exigirlo todo de los organismos sinfónicos que dirigía. En las temporadas 2004, 2005 y 2006 dirigió la Orquesta Sinfónica de Córdoba. Nació en Buenos Aires, estudió en el Conservatorio Carlos López Buchardo y se formó en Rusia, donde fue asistente de uno de los más grandes chelistas del siglo XX, Mstislav Rostropovich. Durante diez años, trabajó como uno de los seis directores en la Orquesta Sinfónica del célebre Teatro Marrinsky de San Petersburgo.

A su regreso a nuestro país, Plis Sterenberg asumió la dirección compartida de las orquestas sinfonías de Bahía Blanca y de Córdoba.  En una entrevista que el maestro dio a la revista Escenario -Córdoba- en el año 2005 manifestó su plan de aumentar la complejidad del repertorio sinfónico de la orquesta estable con asiento en el Teatro del Libertador San Martín. “Necesitamos romper la barrera provincial, expresaba, para trascender más allá de nuestras fronteras”.

Fue un hombre de una exigencia a veces desmedida hacia sí mismo, y un artista de un rigor que los acercaba a su ideal de la perfección interpretativa.

El maestro Marcelo Conca, director de la Camerata Académica de Córdoba, admiraba a Gustavo Plis Sterenberg. En una entrevista con este medio, lo recordaba de la siguiente manera: “Tenía un estilo arrollador, transmitía una energía muy grande, se notaba que cada cosa que él decía era producto de su experiencia de vida”.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.