Crónicas

La tierra, el aire y la música

El solista de eufonio del Quinteto de Metales Córdoba, Esteban Escobar Córdoba, hizo las veces de maestro de ceremonia en la actuación de ensambles de vientos y percusión, que culminó con las familias de instrumentos reunidas alrededor del programa Tierra & Aire en Concierto. Sucedió el viernes en la sala de Radio Nacional Córdoba ante un público muy atento y respetuoso, que honró el silencio de escuchar y se hizo oír en el momento de los aplausos.

Tierra & Aire en Concierto presentó a cinco conjuntos formados por aerófonos de  madera y metal e instrumentos de percusión. El programa fue muy atractivo. La elección del repertorio, con transcripciones de música académica y de raíz popular, escrita originalmente  para una instrumentación diferente, un capítulo destinado a obras para percusión escasamente frecuentadas, y un final que reunió las sonoridades del viento y la percusión.

A su turno, un cuarteto de vientos de maderas tocó obras de Carlos Guastavino y Alberto Ginastera, luego el Quinteto de Metales interpretó un vals, un tango y dos milongas en inusual timbre. Hubo además una incursión a Dizzi Gilespie y a Paquito de Rivera a través del quinteto de maderas y metales Del Falla -llamado así por ensayar en el Centro Cultural Manuel de Falla-. Los percusionistas de la Orquesta Académica Juvenil del Teatro del Libertador, por su lado, interpretaron tres piezas para instrumentos de percusión de compositores de Japón y Bélgica, con una potencia que llevó al límite la fuerza expresiva de cada nota.

Tras la arrolladora actuación de los percusionistas, los vientos volvieron a escena hasta completar el ensamble que le dio cierre al programa. La obra elegida fue el Danzón N. 2, escrita en 1994 por el compositor mexicano Arturo Márquez para orquesta sinfónica, como un tributo a la música popular de su país. Esta versión tuvo el ritmo, la gracia y la calidez de la original, a la vez que mantuvo cierta “nostalgia” por el folklore mexicano que quiso evocar su autor. El maestro Raúl Venturini estuvo a cargo de la dirección musical.

El público siguió atentamente cada uno de los cinco capítulos. Los músicos manifestaron reiteradamente su agradecimiento, en especial para Venturini, director de la Banda Juvenil Municipal. La fusión de elementos que tuvo lugar en “la esquina más nacional de Córdoba” permitió el lucimiento de una nueva generación cion que ya esta mostrando quiénes  son y lo que pueden.

1 Comentario

  1. roxana
    15 octubre, 2017 at 5:51 pm — Responder

    Que agradable conocer un medio que difunde las interpretaciones y producciones de los jóvenes músicos!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.