Cita Directa

Un trío de notables

Tres obras maestras de la música de cámara en manos de tres intérpretes excepcionales, sientan las bases de una noche preparada para perdurar. Pero antes de ir al concierto, el pianista Pablo Rocchietti da una charla introductoria, acompañada con algunas interpretaciones, acerca del programa. A las 20, en la Sala Luis de Tejeda del Teatro del Libertador San Martín

Con la actuación de Marcelo Balat, piano, José Araujo, cello, y Xavier Inchausti, violín, hace su debut el Trío Ginastera, este jueves 26, a las 21, en una de las últimas estaciones del ciclo de conciertos de Abono de la Fundación Pro Arte Córdoba.

El Trío Elegíaco en sol menor de Serguéi Rachmaninov (1873-1943),  el Trío N. 2 en mi menor de Dmitri  Shostakovich (1906-1975) y el Trío N.1 en si mayor de Johannes Brahms (1833-1897) son las obras del programa de mano que circulará entre quienes asistan a la función que tendrá lugar en la Sala Francisco Tamburini del Teatro del Libertador.

Marcelo Balat nació en Cruz del Eje, donde completó su formación académica. A los 9 años de edad, participó en el recordado Concurso Internacional de Niños y Jóvenes Músicos que organizaba el maestro Carlos Giraudo. A los 27 años, había estudiado con Pía Sebastiani en Buenos Aires y con Galina Eguiazarova en España. Intérprete de gran talento y sensibilidad, persona humilde y sencilla, Balat es titular de piano en la Orquesta Sinfónica Nacional de Argentina. Además se dedica a la tarea docente en la Universidad Católica Argentina en Capital Federal, su lugar de residencia.

Mucho temperamento
En cuanto al programa, el pianista remarca que es difícil encontrar puntos en común entre las tres piezas. Aunque aclara que “los tríos de Rachmaninoff y Shostakovich tienen la característica similar que ambos son tríos elegíacos, que siguen la línea de Tchaicovsky y consolidan este tipo de obras para trío”. Más adelante, Balat agrega que las dos primeras son obras de una gran intensidad, como lo son muchas del repertorio ruso”.

El Trío Elegíaco de Rachmaninoff es una obra corta que tiene unos 15 minutos de duración, “de una gran intensidad, un gran romanticismo”, expresa Balat. En cuanto al Trío N. 2  de Shostakovich, “la obra va ganado en intensidad hasta desembocar en el último movimiento con eclosión del trío, en una especie de danza macabra judía, lo que ilustra del compromiso político de Shostakovich en tiempos de antisemitismo en Rusia”, comenta el intérprete.

Mientras que el  Trío N.1 de Brahms “cuenta con cuatro movimientos bastante diferentes y que terminan por conformar una obra muy disfrutable”, opina. “Este trío -continúa el pianista-, es quizá el más contundente de los tres que escribió. Brahms compuso el trío en su juventud, pero lo revisó en su madurez y le insoportó elementos de la experiencia y la sabiduría que le dieron los años”.

Tres vecinos
Los miembros del Trío Ginastera son solistas con una reconocida carrera en el país. Marcelo Balat, José Araujo y Xavier Inchausti forman parte además de la. “La relación de nuestro grupo pasa por varios puntos, por un lado somos integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional, tenemos una carrera profesional, pero fundamentalmente tenemos un punto en común con el que nos hemos sentido muy a gusto para trabajar con el trío: siempre hemos tenido la intención de hacer música con la mayor calidad posible”.

Un aspecto que Balat rescata a menudo es la cercanía en la que viven los integrantes del Trío Ginastera, solamente diez cuadras a la redonda, algo que en Capital Federal facilita los encuentros periódicos que demandan las horas de ensayo.

“Entre los tres generamos una camaradería que nos acerca mucho desde lo humano y lo profesional, fundamentalmente, a este trío lo distingue una gran dedicación a la hora de salir al escenario”, enfatiza el pianista.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.