Noticia

Conciertos de la Banda Sinfónica de Ciegos

banda-sinfonica-de-ciegos02por-alba-barelli

Una música sin barreras / Foto Alba Barelli

Para evocar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Banda Sinfónica Nacional de Ciegos “Pascual Grisolía” realiza una gira por las provincias de Santa Fe y Córdoba. En la provincia mediterránea, la banda actúa el sábado 3, a las 21, en el auditorio del edificio de Turismo de la ciudad de Villa General Belgrano, y el domingo 4, a las 21, la agrupación actúa en el Teatro Cooperativo de la ciudad de Río Tercero, en Uruguay 273. Las dos funciones tienen entrada libre y gratuita.

La banda sinfónica de ciegos hizo su debut en 1947, y toca diferentes géneros musicales. En estos dos conciertos, la banda cuenta con la participación de los directores invitados Ricardo Vargas -Costa Rica- y Esteban Fernández -santafesino, residente en Córdoba-, además, se destaca la actuación del pianista y compositor Gerardo Di Giusto. Como se recordará, Esteban Fernández dirigió esta agrupación en dos conciertos realizados esta temporada en Buenos Aires.

La actuación de la banda en Villa General Belgrano coincide con el I  Congreso Internacional de Música para Bandas, que se realiza en esa localidad del 2 al 4 de diciembre.

José Luis Cladera es el director artístico de la Banda Sinfónica Nacional de Ciegos. Hace unos meses, Cladera tuvo ocasión de presentarse ante el público de Córdoba como director invitado en la Banda Sinfónica de la Provincia. En aquella oportunidad, contó que la dirección de la banda nacional no resultó compleja para él, ya que había estudiado canto con una directora uruguaya, ciega, llamada Loreley López. 

banda-sinfonica-de-ciegos01por-alba-barelli

Cladera es el hombre de los “gestos sonoros” / Foto Alba Barelli

Con su batuta, emite sonidos que los músicos receptan e interpretan. Una de las diferencias de un músico que ve, es que el músico ciego debe memorizar la partitura. Los sonidos que el director emite al respira, la intensidad de sus inhalaciones y exhalaciones, sus golpes batuta sobre el atril y pequeños golpes de sus zapatos contra el piso son percibidos por los músicos, y forman esa lengua maravillosa hecha de impulsos solamente perceptibles por quienes comparten el mismo código.

En síntesis, José Luis Cladera, revela: “Lo que yo quiero, en definitiva, es conectar con las entrañas; si eso sucede, todo se dan entre los músicos, el director y el público”. 

 

 

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.