Cita Directa

El hombre clave

john cage, paris 1981

La influencia de John Cage se extiende más allá de la música, en el arte contemporáneo y la cultura pop. “No entiendo por qué la gente se asusta de las nuevas ideas. A mi me asustan las viejas”, dijo.

El intervalo suele emplearse para emitir una ligera opinión de la primera parte del concierto y pasar a otro tema. En una de esa pausas, durante una función en el Auditorio de Radio Nacional Córdoba, el compositor y docente Luis Toro encendió una idea destinada a prosperar.

Las Jornadas Cage tuvieron su origen en 2012, con motivo del centenario del natalicio del polifacético artista que nació el 5 de septiembre de 1912, en Los Angeles, y murió el 12 de agosto de 1992, en Nueva York. Por ese motivo, el mundo del arte y la música contemporánea realizaron una gran cantidad de homenajes. En Argentina, hubo dos homenajes en Buenos Aires y en Córdoba, de los cuales el único que todavía continúa es de la capital mediterránea.

Luis Toro es el principal promotor del ciclo tributo al creador del “piano preparado”. Toro recuerda la performance Conferencia de Invocación, realizada en la primera jornada del año 2012, y sostiene que “la invocación del espíritu cageano de exploración, la reflexión sobre el silencio y la determinación, el sentido espiritual del acto creador” siguen siendo los mismos motivos alrededor de las sucesivas ediciones.

La edición 2016 se realiza los días viernes 9 (a las 19) y sábado 10 (a las 19.30), en el Centro de Cultural Córdoba, Av. Poeta Lugones 401, con música, instalaciones, performers y otras disciplinas. Clásica Córdoba dialogó con Luis Toro sobre la figura de Cage en la cultura universal y las quintas jornadas que están próximas a comenzar.

– Cage expresó su caudal creativo de múltiples maneras ¿A cuál de los Cage rescatan estas jornadas?

– John Cage fue una personalidad abrumadora e influyente desde muchos puntos de vista. El objetivo de estas jornadas es ir abordando esas diferentes facetas, reconocer su influencia y, a su vez, localizarla y actualizarla en nuestro contexto particular. Este descubrimiento se hace no desde la mera reflexión teórica o historicista, sino desde el encuentro de cada obra con los intérpretes -quienes no siempre son músicos sino que participan performers de diversas disciplinas- y con el horizonte puesto en la producción y el encuentro con un público general. Las facetas de Cage son un pretexto para interpelarnos como artistas.

– En la literatura y en las artes plásticas, Estados Unidos parece haber hecho del siglo XX un culto de la libertad, la exploración, de la ruptura con las formas preestablecidas ¿John Cage encarna ese espíritu en la música?

– Encarna ese espíritu, y es junto a David Tudor el punto axial de gran parte del experimentalismo. Yo tiendo a pensar que ese experimentalismo fue filtrando (pensemos en John Cale, Brian Eno, como algunos personajes clave ) y a lo largo del siglo XX terminó emergiendo en géneros mucho más populares. En la edición 2015, exploramos la relación entre los mesósticos y la corporalidad de Michael Jackson.

– ¿Qué descubrimiento sonoros revela la obra de Cage?

– Más que descubrimientos, John Cage dejó ciertas revelaciones conceptuales: El valor de la duración como elemento en sí de la música, la valorización del silencio y sus diferentes escalas, la indeterminación y el azar como elementos operativos del acto poético, por último, el valor de la acción, a través de lo que llamamos “acción disciplinada”.

– En cuanto a las jornadas, ¿Cómo nació la iniciativa? ¿Porqué John Cage fue el elegido para dar nombre a este ciclo?

– Lo que más se destaca es que no se sustenta en invitados foráneos -aunque contamos con la visita de Aparicio Alfaro -Santa Fe-, casi cofundador de estas jornada, y con Ana Foutel -Buenos Aires-. Fundamentalmente, estas jornadas convocan a artistas locales, algunos de la música experimental pero en otros casos no, ya muchos de los artistas conocieron a Cage a través de estas Jornadas. Las ediciones 2013 / 15 se realizaron en MUMU, el hermoso espacio de la peatonal, con la colaboración inigualable de Laura del Barco, y el equipo de ese espacio. Con los cambios de la nueva gestión surgió la posibilidad de trasladarnos a este espacio del Centro Cultural Córdoba.

– Las jornadas llegan a su Quinta Edición ¿Qué evaluación hace del festival Cage al alcanzar esta nueva edición?

– En general, la evaluación es muy positiva, sobre todo por la forma en que estas jornadas se fueron instalando en la agenda local, específicamente en septiembre, es como que la primavera trae las ideas Cageanas a Córdoba. Viendo en perspectiva lo hecho tenemos un saldo muy positivo, con muchas obras de Cage puestas en escena, una gran y variada cantidad de artistas locales que se convirtieron en una especie de tribu cageana, y además creo que ha interactuado con la producción de los creadores, convirtiéndose en un punto de referencia.

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.