CrónicasNotas

El puntapié inicial de la temporada de «la Juvenil»


La Orquesta Académica Juvenil abre su temporada en la ciudad de Oncativo. A la vez da inicio a un ciclo de presentaciones con solistas de la agrupación / Foto Clásica Córdoba
.

“Si bien es sorprendente que casi todas las aproximadamente 400 composiciones de Chaminade hayan sido publicadas, aún más sorprendente es el marcado descenso en su reputación a medida que avanzaba el siglo XX. Esto se debe en parte al modernismo y al menosprecio general de la música francesa romántica tardía, pero también se debe a las condiciones socioestéticas que afectan a las mujeres y su música”, afirma Marcia J. Citron, especialista en estudios de género y música, autora de una biografía sobre la pianista y compositora Cécile Chaminade.

Con el «Concertino para flauta», quizá la obra de la compositora que más perduró en el tiempo, la Orquesta Académica Juvenil del Teatro del Libertador abre hoy (mayo 15) su temporada de conciertos. La función es en el Complejo Cultural Victoria, en la ciudad de Oncativo.

Cécilie Chaminade nació el 8 de agosto de 1857 y murió el 13 de abril de 1944. Su inclinación hacia la música debió haber despertado algún encono familiar, ya que su padre, un corredor de seguros, se oponía férreamente a que su hija continuara la carrera musical, en contraste, su madre, aficionada a la música, apoyaba las aspiraciones de su hija. Varias fuentes aseguran que George Bizet llamó a la niña “mi pequeña Mozart”, tras escucharla tocar cuando ella tenía ocho años de edad.

Las partituras de Chaminade se vendieron por miles. En Estados Unidos, surgieron clubes femeninos que la tuvieron como numen y eso aumentó aún más la popularidad de Cecile Chaminade.

“Ha habido una fuerte tradición en la musicología que si atraes a demasiadas personas, entonces no debes tener ningún valor. Esto, y el hecho de que ella era una mujer, han trabajado en su contra», opina la biógrafa Marcia J. Citron.


En la interpretación del «Concertino para flauta», Natalia Martínez es la solista. El programa, además, contiene la «Sinfonía N. 1”, de Ludwig van Beethoven y la «Suite» N.1″ de Carmen, de George Bizet, bajo la dirección general del maestro Hadrian Avila Arzuza / Foto Clásica Córdoba
.

«Para el instrumentista, la obra es accesible y exigente a la vez, pero la exigencia técnica no va contra la interpretación expresiva -opina la flautista-. La relación del solista con la orquesta es muy equilibrada, y en esa interacción se producen climas que sin la orquesta no se sentirían».

Esta es la segunda oportunidad que Natalia Martínez actúa como solista acompañada por «la Juvenil», algo que ella transparenta de la siguiente manera: «Eso me hace sentir que soy valorada y que mis años de estudio y de esfuerzo son reconocidos».

El pasado martes (14), la orquesta tuvo su ensayo general ante una platea ocupada por padres y familiares de los miembros de «la Juvenil», invitados especialmente para acompañar a las músicas y los músicos en la víspera del concierto de apertura de la temporada.

Al terminar el ensayo, el maestro Avila Arzuza ilustró a la platea acerca de las obras que se habían escuchado y destacó la importancia del acompañamiento de los padres a las vocaciones de sus hijos, algo esencial para llevar a cabo un proyecto en común y sobresalir como solista.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.