Cita Directa

«La excelencia artística está subordinada a la excelencia en los vínculos»


El director y el coro viven el ensayo con intensidad para dar lo mejor en cada concierto / Foto Clásica Córdoba
.

Vigoroso, inclinado al perfeccionismo, entusiasta, Santiago Ruiz conduce un ensayo del coro de la Cantoría de la Merced en la Basílica Nuestra Señora de la Merced, un punto de fe un sector de la ciudad de Córdoba dominado por entidades financieras.

Este es el año del 15° Aniversario de la Cantoría. Su existencia se debe en gran medida a la convicción de su director, y al apoyo que éste recibió desde un primer momento de parte de fray Pablo Ordoñe.

El coro debutó en marzo de 2004 en el elenco que interpretó la “Misa Cubana a la Virgen de la Caridad del Cobre”, de José María Vitier, junto a Jairo y el grupo vocal femenino, De Boca en Boca.

Con esa mirada de largo alcance en la que suelen proyectarse las grandes ideas, Ruiz tenía delineados los proyectos paralelos a la Cantoría en una hoja de cuaderno que aún conserva. Desde aquella reunión en un patio de la basílica con el padre Ordoñe, el joven director “tenía perfilada la idea de que pudiéramos tener un coro de niños y también una cantoría juvenil y una orquesta”; lo que efectivamente así aconteció.

– ¿Cuáles son los pilares sobre los que se construyó esta trayectoria?

– En primer lugar, debería decir que el trabajo es uno de los pilares principales, teñido por algunos valor que nos definen y nos permiten transcurrir y crecer durante estos años, a la vez un gran amor por la música, por la actividad, por la comunidad, por estar juntos entre nosotros y con las audiencias, y no nos asusta decir que de esa actitud surge mucha humildad en el trabajo, que tiene que ver con reconocer nuestros propios límites, con tratar de crecer, tratar de tolerar siempre la diferencia, de asumir los desafíos artísticos que se nos presentan. También hay una gran empatía entre nosotros. En la Cantoría de la Merced los vínculos son algo muy importante; la excelencia artística está subordinada a la excelencia en los vínculos, en la manera de tratarnos entre nosotros.

– ¿Cómo se inscribe la Cantoría en la historia musical de la Orden de la Merced?

– Nos ha resultado un hermoso camino a lo largo del tiempo descubrir de qué manera el carisma central de la Orden de la Merced, que tiene que ver con la libertad, está presente en nuestra vivencia cotidiana como artistas. La Orden la Merced tiene como objetivo redimir a quienes están cautivos, y en ese sentido lo que nosotros hacemos se inscribe en un plan de hacerlo con nuevos mensajes. La esclavitud no existe como lo era en el pasado, sino que hoy las esclavitudes son diferentes. Por ejemplo, la Orden tiene fuertes políticas para acompañar a la infancia desprotegida, a las víctimas de la trata de personas y otras causas de gran compromiso social y humano. En ese sentido, las propuestas para nosotros y el público se unen a este carisma, con respecto a liberarnos de nuestras esclavitudes y hacernos personas más plenas y más libres, y permitirnos visitar a la audiencia a través de nuevos lenguajes. La basílica en Córdoba tiene una gran trayectoria, como la cantoría de mulatos, la Schola Cantorum en época remotas, también hay dos hermanos belgas que fueron promotores de la cultura musical en Córdoba y que pertenecieron a esta congregación. No es casual que la Cantoría exista en la Orden de la Merced.

El coro de la Cantoría ha obtenido importantes premios en concursos nacionales e internacionales. El último galardón para destacar es el Primer Premio en el Festival Internacional de Música de Cantonigròs, España, celebrado en el Teatre l’Atlàntida en Vic, Barcelona.


El coro tiene un prestigio ganado. Sin embargo, transparenta cuáles son sus debilidades y actúa sobre los aspectos que lo ayudan a crecer / Foto Clásica Córdoba
.

– ¿Qué retos hay por delante?

– Una de nuestras búsquedas es mejorar nuestros sonidos, por eso estamos trabajando con Patricia González como preparadora vocal y profesora de canto, lo cual está abriendo horizontes maravillosos en la vocalización y en las posibilidades técnicas del coro. También trabajamos en la incorporación de nuevos repertorios, buscando nuevas músicas que nos permitan demostrarnos a nosotros mismos que crecemos en la posibilidad de hacer cosas que antes no podíamos hacer.

– ¿Y en cuánto a la proyección de la Cantoría?

– En la primera reunión con el padre Pablo (Ordoñe), le presenté un proyecto en el que estaba la idea de crear un coro de niños, un coro de jóvenes y una orquesta. Este año inauguramos la temporada del 15° Aniversario con un coro de niños, un coro de jóvenes, la Cantoría Juvenil de la Merced, ambos dirigidos por María Paula Gómez y Cintia Molina, y contamos con la Orquesta Amateur, nombre que le hemos puesto a una orquesta sinfónica que constituimos para los diferentes proyectos, junto a Pablo López (violinista de la Orquesta Sinfónica de Córdoba), y que busca llevar a la música instrumental y la música de cámara los mismos valores que pudimos transitar en estos 15 años en la música coral.

De aquella hoja de cuaderno…

La temporada de la Cantoría de la Merced comienza este miércoles 10, a las 20, en el Teatro Real, San Jerónimo 66, con “La noche del alma”, música para coro, piano y cuerdas del compositor y pianista Ola Cjeilo (Noruega, 1978) y la participación del pianista Eduardo Gramaglia. Las localidades se consiguen en la boletería del teatro o mediante Autoentrada; 120 pesos la entrada general.

En “La noche del alma” el público podrá acceder al programa completo del concierto mediante un Código QR. De esa manera, la audiencia podrá descargar información sobre los intérpretes y el autor noruego, además de los textos de las obras, lo que permite a la audiencia seguir la interpretación al instante. Una experiencia novedosa que estrecha aún más la fructífera relación entre la Cantoría y los públicos.

Otra actuación para destacar dentro de los próximos días es “Crucifixus. Concierto de Semana Santa”, el miércoles 17, a las 20.30, en la Basílica Nuestra Señora de la Merced, 25 de mayo 83. La interpretación está a cargo del Coro de Niños de la Cantoría de Merced, dirigido por María Paula Gómez, Las Pequeñas Voces, que dirige Román Dagna, la Cantoría Juvenil de la Merced, dirigida la misma Gómez, y la Cantoría de la Merced Amateur, Orquesta de la Cantoría, con la dirección general de Santiago Ruiz. La entrada es libre y gratuita.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.