Cita DirectaNoticia

La mayor gratificación es ser testigo de los logros de nuestros hijos

María José Patiño es una de las tantas personas cuya acción evita que el mundo se deshaga del todo. En una sociedad castigada por crisis que fracturan la educación y la salud, la cultura parece erigirse como un bastión de resistencia y alternativa de solución.

“Siempre tuve inclinación hacia el voluntariado y desde muy pequeña me dolió la pobreza y la injusticia -cuenta María José Patiño-. Aún cuando fui educada en un mundo de privilegios, mi padre era diplomático y tuve la oportunidad de viajar y vivir en varios países y estudiar en los mejores colegios, siempre he querido ayudar y estar atenta a las necesidades de aquellas personas a las que la vida o el destino le habían jugado una mala pasada.  Estudié Periodismo con la idea de trabajar en la revista Refugiados de la Naciones Unidas”.

Desde una mirada en perspectiva, asegura: “Ahora que estoy tan involucrada en el voluntariado, miro hacia atrás y encuentro que todo me llevó a estar donde hoy estoy, haciendo lo que más amo, que no es más que tenderle una mano al que lo necesita”.

María José Patiño es una de las responsables de todo lo que sucede alrededor de la Orquesta Escuela Mediterránea, la agrupación que nació en el modelo creado por José Antonio Abreu, el economista, matemático y músico venezolano, creador de El Sistema de orquesta y coros infantiles y juveniles.

Cuando esta genuina promotora cultural, cordobesa y madre de cuatro hijos, se incorporó a la Fundación Pro Arte Córdoba, no imaginaba el presente que está viviendo con relación a su vocación inmanente por el voluntariado.


Recientemente, la Orquesta Escuela Mediterránea participó en el mismo ensayo matinal previo a la actuación de Martha Argerich en Córdoba (foto Clásica Córdoba).

“Tímidamente, me ofrecí a  colaborar en un proyecto que hacía años quería desarrollar en Córdoba: replicar el modelo de El Sistema de Venezuela en Córdoba.  No tenía manera de imaginar que el proyecto se convertiría en el universo que es hoy: ya han pasado por sus filas más de 300 niños, y lo que en principio iba a ser la creación de un sólo núcleo orquestal con cuatro profesores, creció a tres y con más de quince docentes”, dice María José Patiño.

Según Patiño, la diligencia en procurar el bien ajeno está basada en tres ingredientes: “Estoy convencida que el amor, la responsabilidad  y la dedicación, sin afán de rédito personal y con el sólo interés del bienestar del otro, son los ingredientes indispensables para velar por un proyecto de esta naturaleza”.

Este sábado 3 de noviembre, a las 18, la Orquesta Escuela Mediterránea actuará junto a la Orquesta Académica Juvenil del Teatro del Libertador. El concierto es en el patio principal del Colegio Nacional de Monserrat, en Obispo Trejo 294, en el marco del ciclo Monserrat en Concierto que organiza la Fundación Pro Arte Córdoba.

El programa anuncia, pieza central, la Sinfonía del Nuevo Mundo, de Antonín Dvořák, con dirección del maestro Hadrian Avila Arzuza. Antes de la función, María José Patiño expondrá sobre Práctica Orquestal y Voluntariado: Herramientas para la Transformación Social. Mi Testimonio”.


El maestro Hadrian Avila Arzuza y María José Patiño (foto Clásica Córdoba)

A propósito de la significación que este concierto tiene para la orquesta escuela, María José Patiño comenta: “La instancia del concierto es la culminación de los procesos de enseñanza y gestión, y es el momento en que todo músico pone en valor el esfuerzo y los aprendizajes. Para nosotros también es un momento necesario de fidelización con todos los actores que hacen posible el proyecto: La Fundación Pro Arte, a Servicios y Consultoría, el Ministerio de Educación de la Provincia, la Intendencia de Unquillo, las empresas de transporte ERSA e INTERCORDOBA sin las cuales sería muy difícil salir a la vereda, y sobre todo las familias de los chicos de la orquesta: no hay mayor gratificación que ser testigo de los logros y talentos de nuestros hijos. También creo que es un momento de autoevaluación: allí podemos reflexionar y analizar nuestros procesos internos y nuestros objetivos futuros”.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.