Cita Directa

“Reducir la distancia entre nosotros y el público”


El maestro Arzuza egresó con honores como director de orquesta y de ópera en el Conservatorio Rimsky-Korsakov -San Petersburgo- / Foto Clásica Córdoba
.

Con la misma cortesía y serenidad que lo conduce al encuentro con este medio, el maestro Hadrian Avila Arzuza se dirige al podio de su nuevo escenario de trabajo, como director titular de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Córdoba, en la Sala de las Américas de la Ciudad Universitaria.

En un ensayo abierto al público, la orquesta prepara el programa que interpretó el 2 de Abril, Día del Veterano y de los caídos en la guerra de Malvinas, junto al tenor Darío Volonté, sobreviviente de la guerra, y la mezzosoprano y compañera de sendas temporadas de conciertos, Vera Circovik, para la jornada inaugural de la primera edición del “Otoño Polifónico”, festival que organiza el Gobierno de Río Cuarto, con la dirección artística de Marcela Reartes y Mateo Massanet.

Pero antes de comenzar el ensayo, el maestro nacido en Barranquilla, Colombia, que ostenta una sólida formación y una vasta trayectoria -en nuestro medio dirige la Banda Sinfónica de la Provincia y dirigió la Orquesta Sinfónica de Córdoba (2007-2018)-, ofrece algunas opiniones acerca de su nueva actividad en la dirección orquestal.


Los primeros ensayos de la orquesta junto al flamante director / Foto Clásica Córdoba
.

Un jalón para el desarrollo

“Este nuevo reto en mi carrera profesional, que veo como la posibilidad de un laboratorio no sólo en lo musical sino también en la gestión y la administración de una orquesta”, dice Hadrian Avila Arzuza.

Hace un tiempo atrás, cuenta el maestro, sintió la necesidad de trabajar en proyectos con niños y jóvenes. Con la orquesta de la Universidad Nacional de Córdoba comenzó a cultivar una relación fraterna desde que la dirigió en 2013 con motivo del 400 Aniversario de la casa de estudios superiores, fundada por la orden de la Compañía de Jesús, en la Manzana Jesuítica, gracias a la donación de salarios y bienes de fray Fernando Trejo y Sanabria.

“Una orquesta que pertenece a una universidad, más aún la Universidad Nacional de Córdoba, tiene un significado muy importante -reflexiona el maestro-. En la universidad se han gestado innumerables proyectos de impacto para la sociedad por lo que la orquesta tiene que ser consciente de su misión”.

Para Hadrian Avila Arzuza, uno de los objetivos es que la orquesta desarrolle rasgos diferenciales en el medio local, “en una ciudad en la que hay una estupenda orquesta como es la sinfónica de Córdoba”, establece el director.


La orquesta universitaria intentará consolidar un sonido propio / Foto Clásica Córdoba
.

Herramienta de extensión

El flamante director de orquesta reconoce que la Secretaría de Extensión Universitaria de la UNC, está llevando adelante planes muy afines a su visión de la esfera musical.

“Me gustaría que los miembros de la comunidad universitaria, sobre todo, sientan esta orquesta como parte de ellos, y que sepan que las puertas de la orquesta están abiertas para que ellos asistan a cualquier ensayo”, subraya el maestro.

En cuanto a la interacción entre la orquesta y la comunidad educativa, especialmente con la Escuela de Música, Hadrian Avila Arzuza, dice: “Se han gestado muy buenos proyectos con los estudiantes de la cátedra de Composición, y vamos a seguir la misma línea a la vez que trataremos de abrir nuevos espacios para esa experiencia”.

Puertas adentro, el nuevo director titular de la Orquesta Sinfónica de la UNC asegura que “está abierto el campo para la experimentación y para la formación”. Con miras a la relación del cuerpo con la comunidad, Avila Arzuza plantea un desafío que es común a otros organismos de esta naturaleza: “Reducir la distancia entre nosotros y el público”.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.