Noticia

Una disputa que dejó frutos

El relato de los hechos cuenta que Claude Debussy compuso las Danzas Sacra y Profana a raíz de una disputa comercial entre dos fabricantes de instrumentos, Pleyel y Érard. Gustave Lyon, uno de los propietarios de la fábrica Pleyel, le encargó a Debussy que compusiera una pieza para promocionar el nuevo modelo de arpa cromática, un instrumento sin pedales a diferencia del arpa convencional que tiene siete pedales. Corría el año 1904.

El resultado fueron esas dos piezas para arpa y acompañamiento de orquesta de cuerdas, obras de una belleza despojada de cargas que puedan quebrar la armonía de un paisaje en apariencia exótico. A lo largo del tiempo, la obra de Debussy se impuso en el repertorio de conciertos, pero el modelo de Sebastián Erard se ganó la simpatía de los músicos.

En esta ocasión, las Danzas Sacra y Profana de Debussy serán interpretas por la reconocida solista de arpa, Gabriela Russo, acompañada por la Orquesta de Cuerdas Municipal con dirección del maestro Santiago Ruiz


Gabriela Russo, solista y docente de arpa (Foto Clásica Córdoba)

La función es este jueves 25, a las 20, en el Auditorio Diego de Torres, en Obispo Trejo 323, y la entrada para descubrir o volver a admirar la obra que sembró un terreno en el instrumento de cuerda pulsada es libre y gratuita.

En este concierto además participan, en otras obras del programa, los solistas Hernán Rodríguez, en violín, y Benjamín Vilte, en clarinete. La inclusión de esta obra en el programa de la orquesta de la ciudad se inscribe en las conmemoraciones que en todo el mundo se realizan para recordar el centenario de la muerte del Claude Debussy (25 de marzo de 1918). 

“Esta creación muy significativa para el arpa ya que este instrumento estaba en transformación -fue estrenada el 6 de noviembre de 1904-, cuando se debatía entre el sistema de siete pedales, creado por Erard, y el arpa cromática creada por la casa Pleyel”, subraya Gabriela Russo.

Con relación al modelo Pleyel, la intérprete comenta: “Imaginemos un arpa con 90 cuerdas, era casi imposible de afinar, además el peso del instrumento, de ahí que el modelo Pleyel no haya prosperado como se esperada”.

Gabriela Russo es la solista solista de arpa en la Orquesta Sinfónica de Córdoba, además es docente en el Conservatorio Provincial de Música Felix Tomás Garzón, Universidad Provincial de Córdoba. La intérprete aprovecha para subrayar algo que viene advirtiendo desde hace bastante tiempo y es la necesidad de renovar la totalidad del conjunto de arpas existente en el conservatorio, ya que “tienen más de cien años de vida útil y podrían ser piezas de museo”.

Fotos Clásica Córdoba

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.