Notas

Cuando el concierto se hizo táctil

En cuarentena, la necesidad de cerrar el círculo entre artistas y público obligó a intérpretes, directores, compositores y pedagogos a utilizar recursos de las tecnologías de la comunicación que hace unos días para muchos eran una tierra incógnita.

Algunas experiencias, para las que el uso de herramientas de edición de audio y video son familiares, salieron airosas de este trance y, solidariamente, se convirtieron en vehículo de comunicación para muchas de las iniciativas de grabación en remoto, recitales en vivo, confección de tutoriales, hasta para tratar de llevar a cabo de la mejor manera posible la difícil tarea de dar clases virtuales de ballet.

Este domingo 19, a las 17, el destacado violinista Luciano Casalino ofrecerá un concierto en vivo mediante su sitio https://www.instagram.com/luciano.casalino. Por su lado, la pianista y compositora Daniela Mercado se pliega a este tipo de actuación, que reemplaza los tradicionales conciertos en vivo, este domingo a las 18, mediante su canal en Facebook con la particularidad de que la actuación de la pianista es a beneficio de una institución educativa.

Concierto en vivo

A los pocos días de la declaración del aislamiento preventivo, el Coro Municipal de Córdoba fue uno de los primeros organismos públicos en compartir su trabajo de edición a distancia en las redes sociales. El coro presentó una obra original de Tomás Arinci, #QuedateEnCasa (no fuga).

A esta experiencia siguieron otras similares de la Banda Sinfónica de la Provincia, que grabó un arreglo del compositor y director Andrés Acosta del tema «Ruperto Mena» del grupo Niche, conjunto que imprimió un sello de calidad a la salsa colombiana. También la Banda Sinfónica Municipal de Córdoba, que dirige Pablo Almada, pasó por los programas de edición de audio y video con «¡Detente!», un huayno del compositor Nicolás Mazza.

Siguiendo por canales más rutinarios, los cuerpos estables siguen llevando a cabo distintas presentaciones individuales a cargo de sus integrantes, algunas con una faceta pedagógica sin dudas aprovechada por el público en general que además de responder con emojis participa más directamente con preguntas a los intérpretes.

Todas las voces siempre

La música coral es uno de los motores de la actividad artística de la ciudad de Córdoba, también se plegó a las producciones en remoto.

Tecnología mediante, el coro del Seminario de Canto del Teatro del Libertador registró el «Gloria», del compositor argentino Athos Palma. «Una obra que reúne dos características importantes para este tipo de grabaciones y para cualquier tipo de música: es sencilla y hermosa», comenta Matías Saccone, director del coro.

La Cantoría de la Merced, agrupación que hace poco obtuvo importantes premios en concursos internacionales y que es uno de los instrumentos vocales por excelencia, grabaron «Benedictus», del británico Karl Jenkins con la participación del Cuarteto de Cuerdas del Cantoría de la Merced, bajo la dirección general de Santiago Ruiz. Conscientes de que «en el encuentro el canto se hace libre, fuerte y lleno de sentido», también acudieron a la tecnología para estrechar un poco la distancia obligatoria y preventiva.

Hay otras experiencias para señalar, que también formarán parte de esta memoria colectiva escrita a distancia. La Orquesta Municipal de Villa Allende grabó su versión de «Carinhoso», una canción de Alfredo da Rocha Viana Filho, popularmente conocido como Pixinguinha. La interpretación es del cantante Matías Gallardo. Se trata de una orquesta joven integrada por jóvenes, en la que participan dos veteranos profesionales que se desempeñan en los cuerpos estables de la provincia, César Ahumada, en trompa, integra la Orquesta Sinfónica de Córdoba, y Román Carballo, guitarrista, director de la orquesta e integrante de la Orquesta Provincial de Música Ciudadana.

Por su parte, la Orquesta Sinfónica de Carlos Paz, cuyo director es Marcelo Conca, trompetista y director a la vez de la Camerata Académica de Córdoba, dio a conocer en las redes sociales su versión del célebre coro «Aleluya» del oratorio El Mesías, de Georg Friedrich Händel.

Hasta aquí, una historia que seguramente continuará…

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.