Noticia

El patriarca de la música armenia

Hijo de una tejedora de alfombras aficionada a la música y de un zapatero que escribía canciones, Solomon Solomonian, mundialmente conocido con el nombre de Komitas Vardapet, es una figura tutelar de la música Armenia.

Nace el 26 de septiembre de 1869 en Anatolia, Turquía, y muere el 22 de octubre de 1935 en París. Su estudio acerca de la música popular armenia sienta las bases para una interpretación de un estilo musical propio de sus orígenes.

Su madre muere cuando él cuenta un año de vida. A los 11 años de edad, queda huérfano de padre. 

El niño huérfano se traslada a Ejmiadzin, capital espiritual y sede de la Iglesia Apostólica Armenia, donde es acogido en el Seminario de la Iglesia de Vagarshapat (ahora Ejmiadzin). Egresa como sacerdote o vardapey con el nombre de Komitas, en tributo al autor de himnos armenios del siglo VII.

La iglesia de Ejmaidzin es famosa por la creación de sharakans, himnos característicos de la música vocal Armenia.

En Ejmaidzin, Komitas escribe alabanza a Dios y también le interesa el cantar de su creación más compleja: el ser humano. Esta dualidad de intereses le traerá algunos problemas que superó en beneficio de la identidad cultural de Armenia.

“Además de compositor, Komitas era un musicólogo excepcional que, a lo largo de sus viajes, había reunido un tesoro formado por 3.000 canciones armenias, kurdas, persas y turcas”, escribe el ensayista español Rafael Argullol en una nota en el diario El País (Madrid). “Aunque su dedicación principal fue la música religiosa le debemos asimismo el establecimiento de puentes entre el legado tradicional y la creación moderna”, agrega el autor.

Komitas es detenido en Estambul, el 24 de abril de 1915. Como él, centenares de intelectuales y artistas de origen armenio son trasladados a un campo de concentración en Anatolia. Sobrevive al exterminio étnico perpetrado por el gobierno turco contra su comunidad. El episodio provoca el silencio del compositor y, se especula, desencadena su locura.

Jonathan Fernández, tenor, Cecilia Leunda, soprano, Gagik Gasparian, duduk, y Agustín Chipont, piano, intérpretes del homenaje a Komitas (foto Clásica Córdoba)

De amores y exilio. Concierto homenaje al compositor armenio Komitás Vartabed (1869-1935) es el título de un programa de canciones que interpretará un ensamble de cantantes de Córdoba y Buenos Aires, con acompañamiento de piano. El homenaje, ocasión única a lo largo de esta temporada que se va, será el viernes 2 de noviembre, a las 21, en el Espacio Cultural Pierrot Lunaire, en Entre Ríos 420.

“Se  trata de canciones populares, recopiladas por el investigador a lo largo de su vida. El eje temático abordado en los conciertos girará entorno de tres conceptos, que atraviesan la obra del autor: Naturaleza -pájaros, árboles, montaña  y primavera-, Amor -idílico, pastoril y correspondido- y Exilio -destierro y emigración-”, cuenta Jonathan Fernandez, tenor, integrante del ensamble y en creador de esta propuesta.

Este concierto no es una actuación aislada, ya que forma parte de una serie de actuaciones que se realizarán para recordar a Komitas en el país. Cabe señalar que Gagik Gasparian, director de la Orquesta de Instrumentos Tradicionales del Conservatorio Estatal Komitas de Yereván (Armenia) y Lusine Azaryan, docente de dicha Casa de Estudios, y Ana Rearte, traductora de las canciones, asesoraron a los intérpretes en la mejor ejecución del programa.

El valor de la entrada general es de 200 pesos anticipada, y de 250 pesos el día de la función.


“Komitas dedicó su vida a rescatar la cultura armenia llevando a la tradición escrita todo un patrimonio que se conservaba en la tradición oral”, destaca Gagik Gasparian (foto Clásica Córdoba).

Gagik Gasparian nació en Armenia y vive en Córdoba desde unos siete años. Ejecuta instrumentos típicos de viento, especialmente, el duduk, el instrumento de doble lengüeta más antiguo del mundo. Gasparian, representante de la Cultura Armenia en América Latina, dice que “el padre Komitas encarna al pueblo de Armenia”.

El trabajo de etnomusicología realizado por Komitas puede clasificarse en música clásica, popular y tradicional, aclara el músico .

“Komitas estudió en Alemania y en Francia, y quiso llevar la música tradicional armenia al nivel de la música clásica occidental. Su misión no fue sencilla, ya que afrontó el rechazo de las autoridades de la iglesia que no veía con bueno ojos que el sacerdote se dedicara a componer música, sin embargo, hoy es un referente de la cultural armenia en el mundo”, opina Gasparian.

Komitas sobrevivió al genocidio armenio perpetrado por el Imperio Otomano, aunque nunca pudo superar el dolor de su gente. “Sintió en su propia carne el dolor de su pueblo y no pudo superar tamaña depresión, cayó en una profunda depresión y terminó su vida en un psiquiátrico en Francia”, recuerda el intérprete del duduk.

“Mi primer contacto con la música de Komitas llegó desde la música vocal, sin llegar a tener una conexión directa con la cultura armenia -cuenta Jonathan Fernández-. Conseguí partituras para voz y piano en conservatorios en Armenia, además hice un trabajo de investigación acerca de la vida de Komitas en su legua original, con la asistencia de traductores, para llegar lo más acabadamente posible al mensaje del compositor”, agrega el intérprete y artífice de este homenaje.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.