NotasNoticia

Gustavo Raspo, solista de viola

Estudió en Córdoba, Suiza y España. Ingresó a la sinfónica de Córdoba en 2002. Forma parte del Cuarteo de Cuerdas Numen / Foto Clásica Córdoba

.

Franz Anton Hoffmeister (1754-1812) fue un pionero de la edición musical en Viena. Su casa editorial publicó partituras de Beethoven y Haydn, entre otros compositores. Con algunos de ellos trabó amistad, como Wolfgang Amadeus Mozart, quien le dedicó al editor su “Cuarteto de cuerdas N° 20”, popularmente conocido como el “Cuarteto Hoffmeister”.

Dando inicio al ciclo de Grandes Sinfonías, la Orquesta Sinfónica de Córdoba abordará otra faceta musical de Franz Anton Hoffmeister: Su labor como compositor con el “Concierto para viola y orquesta”. La fecha precisa de la publicación de la pieza del compositor y editor no es precisa, sin embargo se cree que probablemente está fechada en la década de 1780.

Se trata de una obra cumbre dentro del repertorio para solista en ese instrumento. “Es un concierto tradicional para los violistas, que vengo estudiando desde hace bastante tiempo”, cuenta el solista Gustavo Raspo.

Al entrar en detalles, agrega que “tiene un primer movimiento que, se podría decir, transmite un ambiente palaciego con cierta índole real, un segundo movimiento semejante a un aria de ópera, en el cual el solista intenta transmitir sus emociones, es lento y muy decorado en la expresión, y un tercer movimiento divertido, un rondó, que termina felizmente, como una fiesta popular”, describe Raspo.

Aunque al principio la obra se presenta sencilla, a medida que avanza la partitura adquiere cierta complejidad. “Uno se va dando cuenta que esas dificultades están creadas por el compositor para permitir que se luzcan las sensaciones del intérprete”, comenta el solista.

No se trata de un concierto programático, salvo por la posibilidad de “poder transmitir al público un momento placentero”, señala Gustavo Raspo.

Anteriormente, Raspo actuó como solista con orquesta en dos oportunidades. Con relación a la experiencia de pararse frente a la orquesta que lo vio crecer, el solista de viola siente comodidad, dice, porque sabe que está acompañado por colegas con los que desde hace tiempo comparte un objetivo que se renueva en cada concierto, que las cosas salgan lo mejor posible. El público agradecido.

Viernes 19 (Julio), a las 21. Orquesta Sinfónica de Córdoba. Teatro del Libertador San Martín, avenida Vélez Sarsfield 365.  Dirección de Guillermo Becerra. Solista Gustavo Raspo. Programa: “Oberon”, de Carl Maria von Weber, y el “Concierto para viola y orquesta”, de Franz Anton Hoffmeister, además la “Sinfonía N° 2”, de Johannes Brahms. Entradas desde 150 pesos en la boletería del teatro de 9 a 20.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.