Crónicas

La respuesta está en la música

“Energía, trabajo y amor son los pilares de mi filosofía de trabajo”, dice el maestro Zander / Foto Sergio Chalub

La Orquesta Filarmónica Joven de Boston tuvo una intensa actividad extra concierto, por llamarla de alguna manera, en el día de su presentación en la ciudad de Córdoba, el miércoles 21, en el Teatro del Libertador San Martín.

La agrupación está formada por 105 músicos que no deben superar los 20 años de edad, pero que juntos suenan como una filarmónica de veteranos. Este equipo incluye un director asistente, una manager y dos personas que gozan de la confianza del director general, Benjamin Zander; estas últimas están siempre cerca del conductor cuando hay una pausa en el ensayo. El maestro Zander también dirige la Orquesta Filarmónica de Boston, y es mundialmente conocido además por su libro El arte de lo posible

La orquesta llegó a Córdoba dentro del ciclo de conciertos de abono de la Fundación Pro Arte Córdoba. Esta presentación en particular tuvo el valor agregado por parte de la orquesta y de sus promotores de proponer un acercamiento con algunas orquestas infanto juvenil de la ciudad, a través de diferentes actividades relativas a la preparación del repertorio, el trabajo sobre los instrumentos y las partituras. Las actividades comenzaron el miércoles temprano y se extendieron hasta poco antes de la función nocturna.

En horas de la mañana del miércoles, un grupo de 40 músicos de la orquesta filarmónica trabajó con los tres núcleos musicales que componen la Orquesta Escuela Mediterránea. Por su parte, el maestro Benjamin Zander participó en un ensayo con la Orquesta Académica Juvenil del Teatro del Libertador, agrupación que dirige el maestro Finlay Ferguson. Y en horas de la tarde, la orquesta joven de Boston se concentró en la Sala Francisco Tamburini, donde brindó un ensayo abierto al que asistieron pequeños y jóvenes músicos locales, docentes y directores, especialmente invitados por iniciativa del maestro Zander.

De esta manera, la platea del Libertador estuvo poblada por integrantes de la Orquesta Escuela Mediterránea, la Banda Infantil Juvenil Santa Cecilia de la ciudad de Deán Funes, la Orquesta Académica Juvenil, Collegium, Santiago Pisano y miembros de la Orquesta Sinfónica Alberto Ginastera, docentes del Método Suzuki de la Universidad Nacional de Córdoba, el director Román Dagna e integrantes del Coro de Niños Las Pequeñas Voces.  

El ensayo en la sala con una de las mejores acústicas del país conmovió desde las primeras notas de la Metamorfosis sinfónica, de Paul Hindemith. Anticiparon lo que sería una sucesión de cumbres de alturas musicales en distintas instancias de un ensayo que contó con algunas palabras de Zander antes de la acción. Algo llamativo en la comunicación entre el conductor y los músicos fue que Zander nunca perdía el tono al dirigirse a la orquesta, ni debía llamar la atención. Argumentaba sus observaciones y daba continuidad. Del otro lado, prácticamente no se daban comentarios, solamente algunas consultas, la respuesta era música.

En un momento del ensayo, el maestro presentó al joven trompetista Elmer Churampi, el solista que nació en Lima. El joven músico peruano está entre los mayores trompetistas del mundo en la actualidad. A modo de demostración, tocó fragmentos del Concierto para trompeta y orquesta, de Alexander Arutunian, “para no exigir demasiado la boca antes del concierto”. Elmer Churampi interpretó alternativas de una interesantísima versión de Libertango, del inmortal Astor Piazzolla.

Durante el ensayo, el maestro Zander cuenta con la ayuda permanente de su asistente de dirección, Benjamin Vickers. El ayudante del director iba de un lado a otro del escenario, paseaba por las familias de instrumentos, se agachaba, se sentaba. Abandonaba el escenario y aparecía en el ingreso a la platea, y volvía al escenario. De esa forma recogía esos detalles sonoros indispensables para lograr el mejor rendimiento del equipo que el director, por sí solo, no podría lograr.

Sin dudas, fue una jornada inolvidable para los visitantes de la Filarmónica Juvenil de Boston y para los niños y jóvenes cordobeses que pudieron asistir a estas clases. Descontamos que los abonados al ciclo y el público que asistió al concierto disfrutó de igual manera de una visita muy agradable.

Lo próximo

La próxima actuación del ciclo de conciertos de Abono de la Fundación Pro Arte Córdoba es el 14 de julio, con la actuación del pianista argentino Nelson Groener acompañado por la Orquesta Sinfónica de Córdoba y la dirección del maestro Hadrian Avila Arzuza, en el Teatro del Libertador San Martín.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.