NotasNoticia

La voz que llena las salas de ópera en el mundo regresa a su tierra natal

La soprano Laura Rizzo junto a Marcelo Alvarez en «Rigoletto», en el Teatro del Libertador San Martín, en abril de 2001 / Foto gentileza Archivo Técnico Teatro del Libertador San Martín

.

Al inicio de la temporada teatral del año 2001, nada hacía sospechar del crak de diciembre de ese año. En Córdoba, sucedieron algunos acontecimientos importantes en el orden cultural, que lejos estaban de atisbar el sombrío final de año cuyo desenlace precipitó la renuncia del presidente Fernando de la Rúa. El Gobierno de Córdoba inauguraba el edifico anexo del Teatro del Libertador San Martín, destinado a talleres o dependencias, en coincidencia con el 110° Aniversario del coliseo, cuya sala principal también había objeto de trabajos de restauración. Además, se adquiría en la casa Steinway & Sons de Estados Unidos un nuevo piano de gran cola.

El Gobierno de Córdoba inauguraba el edifico anexo del Teatro del Libertador San Martín, destinado a talleres o dependencias, en coincidencia con el 110° Aniversario del coliseo, cuya sala principal también había objeto de trabajos de restauración. Además, se adquiría en la casa Steinway & Sons de Estados Unidos un nuevo piano de gran cola.

La temporada oficial exhibió la puesta en escena de cuatro títulos de ópera íntegramente producidas por el Teatro del Libertador. La gran maquinaria escénica de Córdoba daba que hablar a los medios nacionales. Era una temporada formidable.

A todo ello, se sumaba la actuación de una estrella internacional y en ascenso, el tenor Marcelo Alvarez, nacido en Córdoba y formado en el Instituto Domingo Zipoli, Escuela de Niños Cantores.

Aquella temporada 2001, abrió en abril con “Rigoletto”, de Giuseppe Verdi, con dirección general del maestro Fernando Alvarez y régie de Constantino Juri. La ópera volvía a cobrar el protagonismo perdido en la escena local. Un elenco de jerarquía acompañó al tenor “spinto” Marcelo Alvarez, que interpretaba el rol del Duque de Mantua: Luis Gaeta, Laura Rizzo, Natacha Tupin, Gui Gallardo, Juan Barile, Alicia Cecotti, Gerardo Martínez y Alejandra Tortosa.

La temporada lírica 2001, incluyó, además, “Aurora”, de Héctor Panizza, “La traviata” e “Il trovatore”, de Verdi. En paralelo, el mundo conmemoraba el 100° Aniversario de la muerte del gran compositor italiano y, de esta manera, la producción lírica cordobesa no quedaba afuera de los homenajes.

Las cerca de 3 mil ubicaciones disponibles para las tres funciones de «Rigoletto» programadas se agotaron unos días antes. Alvarez debutó en el rol de Fígaro, en “El barbero de Sevilla”, de Rossini, en la temporada 1994 del Teatro del Libertador San Martín, poco antes de irse a vivir a Italia.

Programa de mano

En esta oportunidad y acompañado por la Orquesta Sinfónica de Córdoba con dirección de Guillermo Becerra, el destacado tenor cantará “Lamento de Federico”, aria de la ópera La arlesiana, de Francesco Cilea, “E lucevan le stelle” de Tosca, de Giacomo Puccini, y el aria de “El Cid” de Jules Massenet.

Por otra parte, interpretará las canciones “El día que me quieras”, de Carlos Gardel, y “Granada”, de Agustín Lara, además el aria “Amor, vida de mi vida” de la zarzuela Maravilla, de Moreno Torroba, para cerrar con “No puede ser”, de la zarzuela La tabernera del puerto, de Pablo Sorozábal.

Agenda

Sábado 14 (septiembre), a las 21, en el Teatro del Libertador San Martín. Marcelo Alvarez y la Orquesta Sinfónica de Córdoba, dirección de Guillermo Becerra. Arias y canciones. Entradas agotadas.

Martes 17, las 21, nueva función. Las ubicaciones se consiguen en la boletería del teatro, avenida Vélez  Sarsfield 365, de martes a sábados de 9 a 20, o mediante Autoentrada, a los siguientes precios: Platea (Fila 1 a 10)  2.700 pesos, Platea (Fila 11 a 17) 2.400,  Cazuela 1.500, Tertulia 1.000, Paraíso 500, Palco (p/4 pers.) 10.000, Silla Palco (extra) 2.700 pesos.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.