Noticia

Las estancias jesuíticas sin festival de música barroca

El Festival Internacional de Música Barroca “Camino de las Estancias” entró en crisis en la temporada pasada, cuando la cantidad de funciones se redujo ostensiblemente -solamente 5 de un ciclo que llegó a tener 12 conciertos-. No obstante, el encuentro con esa maravillosa música se produjo con funciones a sala llena, como ocurría desde su origen en el año 2000.

Cuando parecía que la estabilidad del encuentro había tocado fondo para recuperarse, sobrevino una noticia peor aún. La suspensión de la edición número 17, que correspondería a este año.

“Recibir la noticia de la decisión de las autoridades de la Agencia Córdoba Cultura me produjo un profundo dolor. Todos dábamos por seguro que la continuidad del festival estaba afianzada por su importancia, popularidad y proyección fuera de la provincia y de la nación, incluso. Por eso no puedo dejar de lamentar que los responsables no hayan reconocido la importancia de este festival, que tiene carácter de embajador cultural allende a nuestras fronteras”, expresó Manfredo Kraemer en una entrevista con este medio hace unos días atrás.

El año pasado, el maestro Kraemer leyó un manifiesto que sorprendió al público reunido en gran número en la Iglesia de la Compañía de Jesús. Momentos antes de dar inicio al concierto inaugural, el intérprete advirtió el recorte en la cantidad de conciertos y manifestó su inquietud ante el “desinterés” de las autoridades.

Al leer su proclama, Kraemer confesó “el dolor de ser testigo del naufragio” del festival de música barroca, del cual es director artístico. El tiempo terminó por ratificar su pronóstico.

Difusión del patrimonio

El ciclo de música barroca nace como una actividad cultural alrededor del conjunto de estancias jesuíticas, declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2000.

El  ciclo de conciertos constituye una de las iniciativas más ligadas a la identidad cultural de la provincia de Córdoba. Las estancias forman un conjunto arquitectónico, paisajístico y cultural que ilustra una etapa significativa en la historia de Córdoba.

El festival no representa solamente un lugar en la agenda artística de interés para un colectivo de intérpretes y público aficionado. El ciclo es una herramienta para estimular en las generaciones jóvenes el conocimiento y la conservación de un legado cultural.

La UNESCO envía a los países miembros materiales didácticos para brindar herramientas educativas para la preservación y difusión de los lugares afectados por la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad.

11 Comentarios

  1. MARISA VANADIA
    2 diciembre, 2018 at 11:19 am — Responder

    Que triste !! pero si algunos creen que el reparto de la torta tiene que ver con la ideología, o que es una cuestión de ignorancia ,que estas políticas le restan alegría a la gente por que lamentablemente se suspendió un evento que nos enriquecía a todos…creo que el árbol les tapa el bosque. Si piensan que el estado no sabe que cuanto más contentos tengan a la gente y de la importancia de la cultura, están equivocados.
    El estado nacional y provincial tiene clarísimo que el ajuste en estas partidas solo suman al descontento y a los argumentos más simplistas, solo que ya no se puede repartir lo que ya no hay ! !Que maravilloso hubiera sido que todos fuéramos más responsables antes !

  2. MARIEL
    26 noviembre, 2018 at 11:10 am — Responder

    DIRIA QUE ES una total E INTENCIONADA política de la NO cultura
    VERGONZOSO

  3. 19 noviembre, 2018 at 11:23 am — Responder

    Enorme pena…. tenìan eco, justificaban una visita màs a las estancias, es triste… siempre caemos en lo mismo la mediocridad de las autoridades para delegar la funciòn cultural con pocos recursos, casi con desden. Todavìa no han aprendido que la cultura tambien es un bien, sobretodo una provincia como Cordoba, que reditùa de forma generosa!

  4. 17 noviembre, 2018 at 1:35 am — Responder

    Muy triste desenlace a una actividad que elevaba la Actividad Cultural de la Ciudad y de la Provincia de Córdoba.
    No solo había adquirido notoriedad en nuestra ciudad, sino que ya era reconocida por personalidades internacionales amantes de la Música Barroca.
    Córdoba, con esta posición pierde gran parte del concepto que para muchos ciudadanos y extranjeros se forjaran con el concepto de esta ciudad que fuera apodada: “Córdoba la docta”

  5. Cae Queiroz
    15 noviembre, 2018 at 9:09 pm — Responder

    Gracias maestro Kraemer por este regalo exquisito de arte, historia y paisaje durante tantos años. Córdoba, una sombra ya pronto serás… Malditos los que deciden el hambre, en todas sus formas.

  6. cae queiroz
    15 noviembre, 2018 at 8:26 pm — Responder

    Gracias Manfred por este regalo traído a nuestra mesa durante tanto tiempo. Arte y paisaje unidos en forma sublime. Córdoba, una sombra ya pronto serás. Malditos los que deciden el hambre en todas sus formas.

  7. cae queiroz
    15 noviembre, 2018 at 8:09 pm — Responder

    Cae Queiroz
    Córdoba, una sombra ya pronto serás… Imposible transmitir tanta tristeza, era lo más esperado, y ya no estará. Gracias querido Manfred por traernos este regalo de arte, música y paisaje. Malditos sean los que deciden la ignorancia.

  8. Santiago Giordano
    14 noviembre, 2018 at 5:14 pm — Responder

    Penoso, pero no sorpresivo. Una total falta de visión política de la cultura, por parte de estos almaceneros, de quien es hora de decir que por sus limitados recursos intelectuales y su absoluta falta de sensibilidad artística, además de su ceguera política e ignorancia en general, están usurpando los cargos públicos que la democracia le confió para que administren lo que en términos abstractos llamamos cultura. Es un atropello al patrimonio de Córdoba suprimir una de sus pocas manifestaciones culturales genuinas y con sentido histórico y excelencia artística: música barroca en escenarios barrocos. Muy pocos lugares del país podrían hacerlo y Córdoba decide suprimirlo. En fin, cada vez más abajo. Brutos son y brutos pretenden que sea el resto… “Desprecian cuanto ignoran…”.

  9. Ale Ruiz
    14 noviembre, 2018 at 2:17 pm — Responder

    Toda política económica orientada hacia el desarrollo y no hacia el crecimiento y la felicidad, se vale de estos horribles procedimientos encubiertos bajo el edulcorado discurso del “derrame”. La cultura tal como otros vitales aspectos no gozan de la mirada de aquellos que, gracias a nuestra propia indolencia, se valen de escandalosos megaemprendimientos de ingeniería vial a modo de impresionantes y costosísimos carteles políticos al servicio de la permanencia en el poder. Doloroso, toda pérdida lo es. Pero, en tanto los criterios sean exclusivamente cuantitativos y estos, a su vez, naturalizados, difícilmente podamos avizorar horizontes más promisorios.

  10. Margarita Barron
    14 noviembre, 2018 at 12:05 am — Responder

    Lamentable, empobrecimiento cultural y artístico, desvalorización del patrimonio!

  11. Pauline Groussac
    13 noviembre, 2018 at 9:38 pm — Responder

    La que pierde es Córdoba. Pierde calidad eximia que daba el Festival. Pierde la presencia en sus lugares emblemáticos: las estancias jesuíticas.
    No puedo creer que ocurra, cuando se habia logrado marca registrada. Así no lograremos formar tradición.
    Muy pero muy triste!!!!!
    Pauline Groussac, conductora de música clásica de la Cadena3 por más de 23 años.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.