Cita Directa

Leonor Bregant, una protagonista con 36 años de carrera artística

Tradicionalmente se ha difundido que el Coro de Cámara fue creado el 1 de mayo de 1956, lo cierto es que el elenco ya venía actuando como tal. Leonor Bregant, una protagonista del coro en 36 años de carrera artística.

Teatro del Libertador San Martín.- Dice que tuvo la suerte de encontrarse con excelentes docentes de música desde muy temprana edad, a los cinco años comenzó a estudiar piano, en Cosquín; sabía tocar de oído de tanto escuchar a sus hermanos estudiar el instrumento, entonces su madre percibió un talento en desarrollo y motivó a Leonor a leer música.

Leonor Bregant nació el 5 de septiembre de 1936 en Concordia, Entre Ríos. Se mudó a Cosquín cuando era una niña junto a su madre, una hermana y un hermano. Al mudarse la familia a la ciudad capital, Leonor completó su educación formal en la Escuela Presidente Hipólito Yrigoyen y en la Escuela Normal Alejandro Carbó. En ambas instituciones había coros que ella integró.

Decidida por la música, continuó su formación en el Conservatorio del Carril y se especializó en la Escuela de Artes de la Universidad Nacional de Córdoba, donde egresó como Profesora Superior de Piano.

Trabajó en prácticamente todas las ocupaciones del Coro de Cámara de la Provincia. Empezó como corista y pianista, al tiempo que incorporó las tareas de copista y archivista del elenco estable; como pianista trabajó Ad honorem, subraya.

Llevó a cabo su labor profesional 36 años, se retiró como corista y pianista. Más allá de eso, en el coro conoció a su esposo, el destacado director, César Ferreyra, con quien formó una familia en un hogar musical.

El maestro

César Ferreyra nació el 4 de septiembre de 1926 en Santiago Temple. Músico autodidacta, alcanzó reconocimiento nacional e internacional por su gran capacidad para promover la música coral y conseguir resultados artísticos admirables.

Ferreyra dio origen a varias agrupaciones corales e instrumentales: el Coro de Cámara de la Provincia, el Coro Municipal de Córdoba, Juventus, el Coro de la Alianza Francesa, el Coro Córdoba de Voces Viriles, el Coro Popular de Almafuerte, el Coro de la Asociación Cultura Británica e Intercoral, además del Coro de la Universidad Católica de Córdoba y el Coro de la Universidad Nacional de Córdoba.

Juventus está relacionado al principio de la música coral de cámara en Córdoba. El diario Los Principios del miércoles 29 de agosto de 1951, dice: “El coro Juventus ha venido a llenar un vacío que no podía existir en una ciudad evolucionada como la nuestra: un coro de cámara”.

Ferreyra también dirigió conjuntos instrumentales, ejerció la docencia, publicó artículos sobre figuras y hechos de la música coral en el diario La Voz del Interior, y escribió un libro titulado Cuentos corales (Olocco, 1993).

“Mi esposo terminó la escuela primaria en Córdoba, después fue pupilo en el colegio Salesiano de Buenos Aires, de los 10 a los 14 años de edad -cuenta Leonor-. En los Salesianos empezó a escuchar la música que cantaban los curas. César era músico por naturaleza, pasaba a pentagramas, que él mismo dibujaba, la música que se cantaba en el coro del colegio. Hizo lo imposible para que lo echaran y lo logró. Entonces, regresó a Córdoba y continuó su educación formal, muy probablemente, en la escuela Mariano Moreno de calle Santa Rosa”.

Agradable sorpresa

Leonor Bregant cantaba en la cuerda de contralto, pero cuando la obra exigía el acompañamiento de piano, se desprendía del cuerpo vocal para sentarse al instrumento.

Antes de la audición para formar parte del “Coro del Teatro San Martín”, como se lo menciona en algunos programas y recortes de prensa, ella cantaba en un coro de la Acción Católica. La audición convocó una gran cantidad de aspirantes y se realizó en el salón donde hoy está instalado el bar del teatro.

La presencia del joven y pujante director asombró a Leonor, porque creía que el director del futuro coro -dos veces premio Konex a la Música Clásica Argentina, 1989 y 2019- era un sacerdote mayor y director de coro de apellido Fernández.

La sorpresa inicial cambió a una simpatía interior, confiesa. Ferreyra tomó su diapasón e hizo sonar una nota -“la nota era Sol”, recuerda Leonor-.

La esquina de los encuentros

La fecha de creación del Coro de Cámara de la Provincia -tradicionalmente el 1 de mayo de 1956- despierta un interrogante: ¿La norma que creó el coro estable se firmó un día feriado como ese?

Para Leonor Bregant, el conjunto pudo haberse fundado informalmente ese día, con seguridad, en una de las habituales reuniones que César Ferreyra mantenía con otros miembros del coro, en un bar ubicado en Caseros y Cañada. Entre los contertulios, ella recuerda al artista plástico Luis Saavedra, Gerardo Casilla y el compositor César Franchisena, referente de la música Contemporánea.

En su archivo personal, Leonor posee otra nota periodística del diario Córdoba, sábado 31 de marzo de 1956, que dice: “Para mañana domingo en la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar está anunciada la realización de un acto cultural musical que tendrá como base la versión original de la Cantata Nro. 4, de Juan Sebastián Bach, escrita por el maestro para las Pascua de Resurrección”.

La misma fuente agrega: “… será cantada por el Coro del Teatro del Libertador General San Martín, que afronta de esta manera su primera presentación ante el público y la crítica de Córdoba, y la colaboración de un selecto grupo de cantantes y solistas integrado por las sopranos Nilda Muñoz y Berta Soriano; las contraltos María Teresa Ferreyra y María Teresa Sarmiento; los tenores Federico Stucky y Helio Montes; y los bajos Gerardo Castillas y Do (se corta el archivo)”.

El salón con piano y la radio

Prácticamente desde el inicio, el Coro de Cámara de la Provincia se convirtió en un importante instrumento de difusión cultural.

“Los primeros conciertos se daban en el foyer del Teatro del Libertador, donde había un piano, también actuábamos en la Iglesia del Pilar. Para nosotros el coro era todo. Se fundó en el ´56 y en el ´57 ya estábamos cantando en Uruguay”, repasa la corista y pianista de la primera formación.

En 1956, la flamante agrupación brindó 21 conciertos en el foyer del teatro. Las funciones fueron transmitidas por radio, dentro del ciclo llamado Pequeños conciertos de cámara.

“Seis de ellos corales o vocales y 15 instrumentales (conjuntos de instrumentos de viento, cuartetos y conjuntos de cuerdas, coro y conjunto instrumental, coro a capella, dos audiciones de Lieder dedicadas a los románticos alemanes, audición pianística dedicada a los clavecinistas ibéricos, etc.)”, detalla la nota publicada en el diario Córdoba, el 12 de diciembre de 1956.

La temporada del coro incluyó actuaciones junto a la Orquesta Sinfónica de Córdoba y otros conjuntos, lo que totalizó 36 conciertos en su primer año de vida. Leonor hacía las veces de cantante y pianista, también copista de las partituras con plumín y tinta china en hojas transparentes de papel de arquitectura.

Giras y discos

“César tenía la idea de que el Coro de Cámara debía grabar y viajar -afirma Leonor-. El primer viaje a Europa, en 1965, fuimos en barco, fue un viaje tremendo, 17 días de ida y 15 días de vuelta. Logramos que nos conocieran en serio, y tuvimos mucho éxito en España”, cuenta.

“El primer concierto en Barcelona lo hicimos en una cripta, cerca del puerto. Una mujer que estaba escuchando se acercó y me dijo: ¿usted se da cuenta de cómo toca el piano? Me invitó a su casa para acompañarla al piano, era Conchita Badía, notable soprano y pianista española, alumna del compositor Enrique Granados”, recuerda Bregant.

Otra anécdota es de cuando el Coro de Cámara de la Provincia volvió a España, en 1968. “Fuimos a la catedral de Avila, donde Tomás Luis de Victoria era maestro de capilla en el Renacimiento español. Un grupo nos pusimos a cantar bajito en ese lugar, entonces se acercó un sacerdote y se puso a cantar con nosotros. César le preguntó a dónde estaba el órgano y el sacerdote me invitó a tocar el instrumento que tocó el gran Tomás Luis de Victoria”, relata.

El Coro de Cámara de la Provincia es el cuerpo artístico que más registros grabados ha realizado. Discos de vinilo, casetes y Cd´s dan testimonio de sus interpretaciones, generalmente, de música Antigua, Renacimiento y siempre una misa.

Para Leonor Bregant, la Misa del papa Marcello, de Palestrina, es uno de los mejores discos del coro porque la interpretación de la obra renacentista lleva impresa la búsqueda de claridad característica de los coros de Ferreyra.

Música en casa

Entre las carpetas con partituras y recortes periodísticos de Leonor, hay una muy especial con dibujos y cuentos que sus nietos hacían alrededor, mientras ella copiaba obras de la música Antigua, Renacentista, de Bach o de Brahms. Esa carpeta con garabatos, poemas y dibujos son la manifestación de que su trabajo está ligado a su historia individual y familiar.

“La experiencia en el coro es de toda una vida, llena de anécdotas, de cosas simpáticas y tristes, pero al final quedan las más lindas”, sintetiza Leonor Bregant.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.