Cita DirectaNoticia

Piazzolla y después

El horizonte artístico del astro del bandoneón se ensancha a la distancia. En el año 1955, Astor Piazzolla comienza a escribir la historia del músico que trascenderá al género que lo vio nacer, al que reformará para siempre. El puntapié inicial es con el Octeto Buenos Aires, aunque la revolución del tango comenzó a gestarse tiempo antes, quizá cuando dejó la orquesta de Aníbal Troilo y armó la suya propia, en 1946.

Al octeto le siguieron el Quinteto Nuevo Tango, el Conjunto 9, el Conjunto Electrónico, el segundo quinteto Astor Piazzolla y el Sexteto Nuevo Tango. En cualquiera de sus formaciones, o bien a cargo de un intérprete solista o una orquesta sinfónica, la obra de Piazzolla da motivos para admirar y descubrir a un hombre y su contexto.

La Banda Sinfónica de la Provincia de Córdoba ofrece su Homenaje a Piazzolla – 25 años, en el Teatro del Libertador San Martín, con la actuación de dos protagonistas centrales, como son el pianista y compositor Pablo Ziegler -once años en el quinteto de Piazzolla, de 1978 a 1989, y el bandoneonista Walther Castro -músico en las orquestas de Osvaldo Pugliese, Horacio Salgán, y del Quinteto para el Nuevo Tango de Pablo Ziegler-.

El programa pone el acento en la segunda etapa del formato en quinteto, que comienza en 1978 y culmina en 1989, e incluye obras poco difundidas del compositor, las que son un motivo de atractivo más para seguir escudriñando el archivo Piazzolla. Además contiene obras de Pablo Ziegler.

La función es este domingo 20, a las 20, y las ubicaciones pueden conseguirse en la boletería del teatro, a los siguientes valores: 260, 210, 160 y 120 pesos.

Nació el 11 de marzo de 1921 y falleció el 4 de julio de 1992, hace 25 años. Astor Piazzolla resignificó una de las mayores creaciones de la música popular y buscó un equilibro entre lo formal y lo expresivo.

Después de un ensayo en la “sala del quinto piso”, como se la conoce en los pasillos del teatro, el maestro Hadrian Avila Arzuza acomoda partituras, la batuta y el lápiz en el atril del director, y dice: “Yo diría que Piazzolla no es un referente del tango, sino que es un referente de la música argentina. Así como Béla Bártok tomó la música de su país, Hungría, la pasó por su tamiz, su mente, su conocimiento y creó algo nuevo que no se puede catalogar, Piazzolla condensa en el bandoneón la sonoridad de una fila, o sea la sonoridad de él más el quinteto o el octeto, te puede enojar o lo puedes admirar, pero es inimitable”, define el maestro.

“Cuando escuché por primera vez la música de Piazzolla lo que más me llamó la atención fue la intervención del piano, más tirando al jazz que al tango mismo, con muchas intervenciones solísticas. Algo emparentado con Bártok o Stravisnky”, ilustra.

“En Piazzolla hay una cosa que tiene ver con el tempo, es algo vital en su obra. El hecho de trabajar con Pablo Ziegler es fundamental para llegar a esa velocidad, porque al haber trabajado tantos años con Piazzolla nos marca el camino de esa estilística diferente a la del tango tradicional”, opina el maestro Avila Arzuza, para quien los estilos del tango y sus referentes se han convertido en motivo de estudio y reflexión. En este punto de la entrevista, surge una galería de notables bandoneonistas, como Eduardo Rovira, Rodolfo Mederos, Daniel Binelli y el cordobés Teodoro Cholo Castro.

Con arreglo al homenaje
Para Hadrian Avila Arzuza, el astro del bandoneón generó un movimiento de arreglistas con una estética, por así decirlo, “a la Piazzolla”. Los arreglos de este repertorio pertenecen a Néstor Alderete, Carlos del Franco, Pablo Ziegler y al mismo director musical, que muestra de este modo una faceta poco frecuentada en su labor artística.

Avila Arzuza revela que la intervención sobre las partituras fue trabajada con Pablo Ziegler hasta afinar los detalles, que dieron origen a un producto nuevo. “Nos dimos cuenta que un buen arreglo para banda sinfónica viene bien con el tango y combina bien con el fueye si los sabes utilizar”, asegura. En esta materia, el maestro subraya la figura de Teodoro  ´Cholo´ Castro, uno de los pioneros en la mixtura entre bandoneón y banda sinfónica.

“Se ha generado desde hace un tiempo un movimiento de arreglos de tangos para banda, que afortunadamente está en curso y muestra experiencias maravillosas con las que la banda sinfónica de la provincia ha hecho junto a Damián Torres, por ejemplo, explorando sobre la música argentina y explotando nuevas sonoridades, que no se alejan de las líneas originales”, concluye Hadrian Avila Arzuza.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.