NotasNoticia

Un acto de fe en la ópera

La lírica regresa a escena y es en Rio Cuarto con El seminarista, del compositor Ramiro Campodónico.

.

Las tablas del Teatro Municipal esperan el retorno de la ópera en la provincia de Córdoba, tras una prolongada ausencia cuando parecía que el género, antes de la declaración de pandemia, comenzaba a recuperar protagonismo gracias al esfuerzo, vale decir, de la llamada esfera independiente.

El próximo viernes 24, a las 21, se presenta El seminarista, con libreto y música de Ramiro Campodónico, el pianista y compositor argentino que manifiesta una pertinaz mirada sobre la trascendencia de la existencia humana.

Un elenco de jerarquía, una obra corta y un tema universal reúnen las condiciones para disfrutar de una ópera de cámara, producida junto a la Fundación Lírica Mediterránea que preside Isabel Beltramino.

La soprano Laura Rizzo interpreta a María, una joven mujer, tendida en la cama de un hospital, que renuncia al deseo de vivir. El bajo Federico Bildoza, hermano de la joven, atraviesa el desconsuelo ante la certidumbre de la muerte del ser querido. Entre la ilusión y realidad del mundo circundante, Pablo sale al encuentro de un seminarista, Ignacio, rol que interpreta el tenor Maximiliano Sposito. El joven estudiante de religión le narra a María una historia que la transforma, ella recupera la conexión con la vida que hace instantes parecía haber abandonado.

El acompañamiento en piano y la dirección musical están a cargo de Irene Amerio, egresada del Conservatorio Municipal “Manuel de Falla” con medalla de oro, maestra Interna del Teatro Colon y especialista en la preparación de espectáculos líricos. La coordinación escénica y musical está a cargo del maestro Juan Manuel Brarda, uno de los directores de coro más destacados de su generación, titular del Coro Polifónico Delfino Quirici y miembro del sexteto vocal Cuchicheros. El diseño de iluminación es de Ariel Pereyra y el diseño de vestuario es de María Carranza

.

«Cualquier persona que tenga el corazón abierto a escuchar una obra como esta, que haya atravesado una situación difícil o no, se va a ir con un mensaje que enriquece el corazón», anhela la pianista y directora.

.

Con relación al lenguaje musical de la obra, la maestra Irene Amerio afirma que “es netamente romántico, las armonías, los giros melódicos, cada personaje tiene una suerte de leiv motiv que los define, son melodías muy accesibles y bellas, de modo que para las personas que están transitando una ópera por primera vez sentirán una muy grata experiencia”.

En cuanto a la espiritualidad del librero, Amerio reflexiona que “el seminarista termina revelándole a María que la desaparición física no significa la extinción de un ser querido, sino que siempre vamos a estar juntos”.

“En estos tiempos, hubo la perdida de tantos seres queridos con la imposibilidad del acompañamiento y el impedimento de despedirlos físicamente, lo que provocó angustia y dolor en muchas personas, en este sentido la obra cifra un mensaje esperanzador en que hay una comunicación que nunca se corta entre nosotros y nuestros seres queridos”, reflexiona Irene Amerio.

“El orgánico es muy accesible y la obra es de fácil montaje, teníamos la intención de montarla antes, pero sobrevino la pandemia, la idea es seguir haciendo este tipo de producciones con óperas de cámara”, concluye Juan Manuel Brarda.

El valor de la entrada general es de 500 pesos y las ubicaciones pueden adquirirse en la boletería del Teatro Municipal de Río Cuarto, en Constitución 947.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.