Notas

Un arreglo sinfónico sobre una pieza folclórica para Córdoba

La identidad de Córdoba se construye sobre distintos pilares a lo largo de los 447 años desde su fundación, posiciones contrapuestas que por sí mismas configuran el perfil de la ciudad.

La Córdoba construida alrededor de las campanas y la universidad fundada por la Compañía de Jesús confronta con la Córdoba laica y reformista de 1918. De aquella Córdoba potencia industrial en los años de 1950, apenas queda el rumor del bramido de miles de motos Puma conducidas por los trabajadores de IAME al salir del trabajo. La Córdoba de la Revolución del ´55 choca con la del capital del Cordobazo. Y así hasta llegar a los vagos conceptos de Isla y Cordobesismo más cercanos en el tiempo.

El Teatro del Libertador San Martín presentó un arreglo musical de Mi burrito cordobés, de Gerardo Lópéz, para homenajear a la ciudad capital de la provincia, que el lunes 6 de julio festeja un nuevo aniversario del su fundación en 1573.

La elección indica una clara dirección por parte de los elencos estables del teatro con relación a cuál de esas Córdoba intenta recuperar. En este caso, una pieza folclórica que describe una rústica escena serrana, cuyos protagonistas son un burro cansino y un niño sin apuros durante «una paz que huele a miel».

Para la ocasión, participan las cantantes Paola Bernal y María Fernanda Juárez, reconocidas intérpretes del folclore y el tango. El arreglo musical es de Néstor Alderete.

En estos últimos meses, los cuerpos artísticos presentaron otras piezas de raíz popular arregladas para el formato sinfónico y coral. Tal fue el caso de Pena penita, arreglo sinfónico de Nicolás Mazza sobre un hayno de Fede Díaz y el mismo Mazza. Hace poco, el conjunto de vientos y percusión lanzó dos producciones para mostrar las secciones de instrumentos que componen el organismo, a través de la grabación de obras de fuerte raigambre en las músicas nativas latinoamericanas, el trabajo se tituló Raíces y contiene Lamento y candombre y Aborigen. A principios de año, la banda también grabó un arreglo de la salsa Ruperto Mena del grupo Niche. La dirección artística de la banda está a cargo del maestro Andrés Acosta.

Por su lado el Coro de Cámara de la Provincia editó en remoto un arreglo de Javier Martínez de la canción Chan Chan, del conjunto cubano Buena Vista Social Club. En tanto, el coro que dirige Gustavo Maldino prepara el lanzamiento de Yolleo, un poema de Oliverio Girondo, que Jorge Maronna, el integrante del grupo Les Luthiers, arregló en formato que conjuga la vidala y el Dies irae (Día de la ira, antiguo himno gregoriano). Como seña de compromiso del coro con la actualidad, la edición de video incluye una secuencia de fotografías del brasileño Sebastião Salgado, un retratista de la miseria y la explotación.

Otro antecedente cercano en el tratamiento de temas diferentes a la naturaleza de los repertorios sinfónico, coral y ahora el ballet, es el que hace poco días presentaron la Orquesta Académica Juvenil, el Seminario de Danza Nora Irinova y el Seminario de Canto del Teatro del Libertador, los tres núcleos de formación de nuevos valores, que participaron en la edición de Los dinosaurios, la canción de Charly García del disco Clics modernos (1983).

Sergio Chalub

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.